Venus Williams: “El éxito es mirar hacia atrás y ver que lo viví todo sin arrepentimientos”

Declaraciones muy personales de la estadounidense de 39 años en una etapa donde compagina su pocos torneos con los proyectos externos al tenis.

Venus Williams al servicio. Fuente: Getty
Venus Williams al servicio. Fuente: Getty

El próximo mes de junio, el circuito femenino verá a Venus Williams alcanzar las 40 primaveras. Un número espectacular para una mujer espectacular. No podemos engañarnos, es fácil que ese sea su último cumpleaños en activo, sobre todo viendo que estamos en marzo y ha perdido los tres únicos partidos que ha disputado. Los tiempos gloriosos quedaron atrás, pero la estadounidense hace tiempo que comenzó a tejer caminos hacia otras inquietudes. En una charla con la revista Forbes, la que fuera número 1 del mundo se explaya al hablar sobre su carrera, sus valores y su futuro.

Y la entrevista no puede empezar mejor, con una definición de Venus sobre lo que ella entiende por éxito. “El éxito para mí es poder mirar hacia atrás en mi vida y ver que lo viví todo completamente sin arrepentimientos. Se trata de continuar esforzándote para dar lo mejor, sin importar el escenario. Nunca he medido el éxito por mis victorias o mis derrotas, siempre trato de dar lo mejor que tengo en todos los aspectos de mi vida, ya sea dentro de la cancha o en los negocios con mis compañías, EleVen y V Starr”.

Precisamente son esas dos compañías las que llevan la firma de la mayor de las Williams, quien hace años entendió que después del tenis tendría que afrontar una vida, una en la que siguiera peleando por ser referente. “Tanto los espacios de moda como los de diseño fueron nuevos territorios para mí en su momento, pero me esforcé mucho en aprender tanto como pude, me sumergí en cada elemento de construcción de un negocio y en rodearme de un equipo fuerte para crecer y continuar adaptándome a la industria según su evolución. He tenido suerte de lograr muchos objetivos personales y profesionales en mi vida, por lo que ahora me gustaría ahora retribuir y apoyar a otros emprendedores, especialmente los recién llegados, o aquellos que no tengan los medios y apoyo para que su idea despegue”, revela la de California.

Esas nuevas tareas le quitaron tiempo a Venus, seguro, pero también le dieron otros valores y aptitudes que le ayudaron a relativizar mucho más lo que sucedía dentro de la pista. “Desarrollar y administrar mis empresas ha sido un aspecto realmente gratificante de mi vida, por lo que si puedo ayudar a las generaciones futuras a cumplir sus objetivos y alcanzar la grandeza, me sentiré exitosa. Tengo mucha suerte de hacer lo que amo, tanto en la cancha como fuera de ella en los negocios”, confiesa la actual Nº67 del ranking.

Ahora ya como veterana, Williams se quiere centrar en poner puentes a otras personas hacia el éxito. Por ejemplo, dándoles un consejo definitivo. “Que tengan confianza. Al final del día, uno mismo debe ser su mayor admirador, hay que creer en uno mismo. Definitivamente es un desafío, algo que no sucede de la noche a la mañana, pero se puede aprender a tener confianza. Mientras tanto, hay que fingir hasta conseguirlo. Desde muy temprana edad, mis padres se trabajaron para infundir confianza en mí y mostrarme la importancia de tener un fuerte sentido de la autoestima. En este deporte hay muchos momentos en los que no te sientes seguro y otros desafiarán tu autoestima, pero puedes entrenar tu mente para superar esa negatividad y esas duda. Esto es algo que siempre he practicado en mi vida diaria, así es como me convertí en una persona fuerte”, subraya la estadounidense.

Con esa personalidad imparable es como Venus se hizo gigante, convirtiéndose al mismo tiempo en una bandera de lujo en la defensa de los derechos de la mujer. “Para mí es una idea simple y clara, es defender lo correcto. El tenis me ha dado muchas oportunidades en la vida, incluida una plataforma, así que cuando llegó la opción de luchar por los derechos de las mujeres en el deporte, fue una decisión fácil para mí. Hablo por mí y por las personas que me acompañan en este tipo de injusticias en sus vidas. Me alegro de que haya podido crear un efecto dominó y establecer un precedente. Se han producido muchos cambios positivos desde entonces, pero todavía hacen falta más. Continuaré ayudando hasta que ya no sea necesario mantener esta conversación”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes