Edmund: "Tengo que aprender de lo que pasó la última vez"

Kyle Edmund reflexiona sobre lo que ocurrió en 2018, cuando fue top-15 y semifinalista de Grand Slam y las lesiones le alejaron de la élite.

Kyle Edmund. Foto: Getty
Kyle Edmund. Foto: Getty

Hace dos años, Kyle Edmund se hizo acreedor de un nivel de tenis muy alto. Venía creciendo con otros compañeros de generación, sin apenas freno, pisando las semifinales del Open de Australia 2018 y situándose dentro del top-15 ATP. Este ascenso multiplicó sus expectativas y aumentó la exigencia. Y entonces llegaron las lesiones a un jugador cuyo físico nunca fue su punto fuerte. De este modo, Kyle sufrió un parón del que parece haber salido tras su triunfo en Nueva York.

"Creo que con la forma en que sé jugar y a los jugadores que puedo vencer, puedo volver a subir en la clasificación. Pero tienes que llevarlo a cabo. No es solo decir esto y ya va a suceder. Depende de mí hacerlo ahora. Lo he hecho antes. Gané un torneo ATP, ha estado en el Top 15 del mundo. Pero para poder hacerlo, tengo que aprender de lo que pasó la última vez".

El británico hace referencia a la lesión de rodilla, a la falta de confianza y a la caída en el ranking (llegó a ser número 75 del mundo). "Eso es así con los resultados negativos; es como el fin del mundo por un día. La gente dice: '¿Qué está pasando con él?' Pero después de una semana a nadie realmente le importa. Todo simplemente sigue adelante. He aprendido que es importante no preocuparse demasiado cuando las cosas van bien. Y es importante que no pienses mal de ti mismo cuando las cosas van mal”.

Edmund se fijó en Safin y González

Edmund ha conocido, por primera vez y por tanto, esa palabra tan difícil y común en el deporte de élite: las expectativas. “La gente tiene expectativas de ti como yo tengo expectativas del equipo de fútbol al que apoyo. Quiero que les vaya bien o creo que deberían llegar a cierta posición. La gente siempre se forma una opinión sobre ti. Pero en general, mis expectativas siempre serán más serias y probablemente supere a las de otra persona, porque soy exigente. Al final, me importa mi carrera. Nadie va a tener más expectativas de que te vaya bien y que quieras triunfar que tú mismo. Simplemente sigo con eso, tratando de obtener los mejores resultados. Ahora estoy en una etapa en la que, si obtengo un buen resultado, podría generar algo de impulso. El año pasado no tuve grandes resultados en comparación con 2018. Ahí es donde estoy, tratando de dar lo mejor de mí. Se trata de hacer todas las pequeñas cosas que necesitas para ser el mejor jugador posible, como mejorar físicamente en la cancha, sea lo que sea, cuidarse y simplemente hacer todo lo posible para maximizar esa posibilidad."

El británico, que tiene una de las mejores derechas del circuito, reconoce que se fijó en Marat Safin y, sobre todo, en Fernando González. “La forma en que golpeo mi derecha... siempre golpeé de esa manera, gané confianza y creencia y lo usé como mi mayor arma. Seguro que el coaching me ha ayudado, no es que no haya tenido ningún entrenador que me enseñe, pero tú también te das cuenta de las cosas. Ves cosas de ti mismo y cómo puedes usarlo. Cuando la gente dice qué hace que tu golpe de derecha sea tan bueno, es realmente difícil responder. Así es como crecí con él y lo desarrollé. Es todo lo que sabes”.

Un golpe, además, que pretender seguir mejorando en todas las superficies. “Debo continuar tratando de mejorarlo. Aparte de eso, a veces varías un poco tácticamente en diferentes superficies o contra diferentes oponentes. En general, a veces puedes usar un cierto tiro un poco más porque a medida que creciste has visto que es más efectivo. Es un aprendizaje constante."

Comentarios recientes