“Estamos motivadas y nos divertimos en la cancha”

Barbosa Strycova y Su-Wei Hsieh, números 1 del circuito de dobles, explican el secreto de su éxito. Este año solo han perdido un partido en cuatro torneos disputados.

Hsieh y Strycova, tricampeonas. Fuente: Getty
Hsieh y Strycova, tricampeonas. Fuente: Getty

En apenas dos meses de calendario, Novak Djokovic se ha encargado de acaparar todos los focos mediáticos por motivos evidentes. Su balance de 18-0 en partidos disputados le sitúan como el rival a batir para el resto de compañeros, un perfil que también podemos encontrar en otros vestuarios. Por ejemplo, en el vestuario de dobles femenino, donde Barbora Strycova y Su-Wei Hsieh están dominando con mano de hierro desde el primer momento. Campeonas en Brisbane, finalistas en el Open de Australia, campeonas en Dubái y campeonas en Doha. Con resultados así, imposible no ser las números uno del mundo.

“No sé muy bien cómo lo hacemos, simplemente intentamos mantenernos relajadas, así es como ganamos en Dubái y luego hemos ganado en Doha. Así que ahora mismo lo tenemos claro: hay que seguir relajadas. Estoy seguro que eso nos ayudó mucho a salir campeonas”, bromeaba Hsieh tras levantar esa tercera copa de la temporada y asegurar su regreso al Nº1 del mundo que la señala como la mejor doblista del momento.

“Significa mucho para nosotras, no es fácil viajar de una ciudad a otra, sabiendo además que también jugamos el circuito individual, por lo que son muchos partidos los que tenemos por delante. Es muy duro físico y mentalmente. Cada vez que nos juntamos es genial, creo que somos la segunda pareja que lograr encadenar títulos en estos dos torneos, así que es increíble. Estamos muy orgullosas de lo que hacemos cuando jugamos juntas”, resuelve la de Taipei, orgullosa de esa balance de 17-1 que ahora mismo ostenta.

A su lado, la incombustible Strycova aparece como la mejor pareja de baile posible, otra veterana que mientras gasta sus últimas balas como singlista, sigue haciendo historia en una modalidad que la ha llevado hasta la cima. “Lo sentimos como algo irreal, la verdad. Me parece increíble, algo realmente genial, es un gran esfuerzo el que estamos haciendo para salir siempre preparadas a la pista, pero al mismo tiempo debemos apreciarlo y no tomarlo como si fuera algo normal, porque no lo es”, advierte la jugadora de 33 años.

Barbora sabe lo complicado que es convivir en la élite, en todo lo alto, por eso prefiere grabarse a fuego esa única derrota que tuvieron en este 2020 (ante Mladenovic/Babos en la final del Open de Australia) antes que todas las victorias. “Cada partido que ganamos es realmente difícil, todas las parejas que juegan ante nosotras lo hacen a un nivel muy alto, así que eso significa que llevamos jugando a un gran nivel durante muchas semanas. Debemos estar orgullosas de nosotras mismas, todavía quedan muchos torneos por delante y esta dinámica puede cambiar en cualquier momento, pero luchamos cada día para mantenerla. Estamos motivadas y nos divertimos en la cancha, esa es la clave del éxito”, confiesa.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes