Djokovic no existe

En un partido abrumador por su parte, el serbio Novak Djokovic sigue dejando un tenis primoroso, imposible e irreal, y derrota a Kohlschreiber por 6-3 y 6-1.

Novak Djokovic. Foto: Getty
Novak Djokovic. Foto: Getty

Novak Djokovic tendría que pedir perdón por traer de algún lugar remoto un nivel desconocido de tenis, incluso para sus propios límites. No pueden pasar a la posteridad unos octavos de final en Dubai ante Philipp Kohlschreiber salvo para quien haya podido ver el encuentro, la 15ª victoria consecutiva para Djokovic, que hoy ha brillado como muy pocas veces durante todo el partido y desde tantos puntos de vista. Kohlschreiber, un espectador al que todo le ha venido demasiado grande.

Sólo un dato flaquea en toda la panorámica estadística y visual del partido, un 55% de primeros saques que no va a tener demasiada importancia ni trascendencia en el transcurrir de su partido y en la creación de ventajas en el marcador. Ante un rival que ya le ganó la temporada pasada, Djokovic salta a la pista como si llevara jugando media hora y hubiera ajustado todo su tenis hasta su punto más alto. Sin ningún resto de tensión ni sequedad, el tenis del serbio comienza a fluir a dos ritmos: uno desde el fondo de la pista con golpes planos para dominar la cadencia de los intercambios y buscar bolas cortas o errores forzados y otro donde prueba su muñeca para regar la pista de golpes sensacionales.

Por momentos, un falso ser humano empuñando una raqueta, un videojuego trucado que toca la pelota de manera perfecta una y otra vez hasta besar las líneas, a lo ancho, con el cruzado, con la invertida, con dejadas impresionantes. Un estado de flujo evidente en el que Djokovic se prueba buscando algún límite que le diga que por ahí no puede, pero puede. Como jugar con falsilla y trampas. Kohlschreiber, que aguanta tímidamente dos turnos al saque, en cuanto baja su % de primeros entra en barrena porque Djokovic abre la boca y ataca cada segundo saque hasta desarbolar la resistencia de su oponente.

El parcial que va a producir desde que rompe el servicio del alemán por primera vez es de 9 juegos a 2, rozando el 'rosco' en la segunda manga. Entre medias, una catarata de golpes, jugadas, defensas imposibles y highlights que la cuenta de TennisTV recoge con la rapidez que puede, pues mientras publica una se produce otra de más calidad. No hay más espacio en esta crónica que para reflejar uno de los partidos más perfectos y 'demenciales' del número 1 del mundo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes