Thiem: “No he podido sacar mi mejor tenis”

El austriaco reconoció la dificultad que tiene cambiar el chip del Open de Australia al ATP de Río. “Mager se mereció la victoria, no fui capaz de elevar el nivel”.

Mal torneo de Thiem en Río. Fuente: Getty
Mal torneo de Thiem en Río. Fuente: Getty

Dominic Thiem representó anoche una de las derrotas más sorprendentes de la temporada. El austriaco fue sorprendido en los cuartos de final del ATP 500 de Río por Gianluca Mager, número 128 del ranking que, tras esta semana, se asegura acceder a ese grupo de élite que conforman las cien mejoras raquetas del mundo. El italiano aprovechó un momento de debilidad del subcampeón del Open de Australia y logró el milagro: tumbar a un top10 en la primera ocasión que se medía a un tenista de esta categoría. Más tarde, el pupilo de Nicolás Massú pasó por rueda de prensa para explicar el batacazo.

“Cada vez que juegas un primer torneo después de un Grand Slam siempre resulta un poco exhaustivo, es duro volver a poner el cuerpo en marcha y prepararlo para la competición. Mucho más si vienes de jugar la final y encima te toca cambiar de superficie, en un país completamente diferente. No es nada fácil y en parte por ello no he sido capaz de jugar aquí mi mejor tenis, ni siquiera en las dos primeras rondas”, compartió el de 26 años, derrotado antes de tiempo por 7-6 y 7-5 ante un Mager que jamás había superado los octavos de final en un evento ATP.

Lo cierto es que Dominic ya venía avisando en rondas anteriores de que su nivel en pista no estaba siendo el esperado, quizá atado por las fechas y todavía lejos de reucperar esa vena competitiva en tierra batida. Un set se dejó en el debut ante Felipe Meligeni (6-2, 4-6, 6-1) y otro más en segunda ronda frente a Jaume Munar (6-7, 6-3, 6-4), suficiente para entender que no estaba siendo una semana cómoda para él. “Con lo que sea, he intentado luchar hasta el final, el objetivo ahora es ir mejorando poco a poco otra vez, ir dando un paso adelante cada semana. Hoy Gianluca jugó realmente bien y se mereció la victoria, no fui capaz de elevar mi nivel para hacerle frente”, reconocía el hombre que dejó escapar la oportunidad de apartar a Federer del Nº3 del mundo.

Eso sí, Thiem supo conformarse y tirar hacia delante con lo que había. Con Mager, por ejemplo, el austriaco intentó adaptarse a su realidad, un esfuerzo que no tuvo recompensar. “Hubo un momento donde sentí que necesitaba cambiar algo respecto al partido que jugamos ayer, antes de parar por la lluvia. Sentía que estaba todo el tiempo defendiendo, con poca potencia en mis golpes. A partir de ese momento traté de jugar un poco más agresivo, hacer saque/volea en ciertos momentos, utilizar más el slice para ponerle en problemas, pero nada de esto funcionó”, repasó con poca esperanza.

Una oportunidad perdida de sumar y dar un nuevo golpe en 2020, ya que ahora Dominic verá por televisión los torneos de Dubai y Acapulco, aprovechando esa semana para descansar y llegar de la mejor manera posible a los primeros Masters 1000 de la temporada. Allí, una vez más, deberá recuperar su mejor versión sobre pista rápida.

Comentarios recientes