El entrenador de Medvedev se fue del estadio por la mala actitud del ruso

El ruso acabó ganando, pero su mala actitud durante el primer set provocó que Gilles Cervara se levantara en medio del partido y se fuera.

Daniil Medvedev saca de quicio a su entrenador, Gilles Cervara. Foto: gettyimages
Daniil Medvedev saca de quicio a su entrenador, Gilles Cervara. Foto: gettyimages

Mucho se ha hablado de la actitud netamente mejorable de la que hace gala Daniil Medvedev en pista en determinados momentos. El ruso es capaz de ser un autómata cuando está concentrado, pero en el momento en que sus sensaciones no son ideales, peca de abusar de soliloquios pesimistas y subidos de tono, lanzando dardos hacia un banquillo que no está dispuesto a aguantar sus faltas de disciplina. Eso es lo que transmitió Gilles Cervara con sus actos y después con sus palabras, después del duelo ante Jannik Sinner correspondiente al ATP 250 Marsella 2020, en el que Medvedev se terminó llevando la victoria (1-6 6-1 6-2) tras un primer set realmente negativo, tanto en juego como en actitud.

Muchos no se percataron instantáneamente, pero pudo verse cómo Gilles Cervara decidía levantarse e irse del estadio cuando Daniil estaba a punto de perder la primera manga y después de mirar por enésima vez hacia él recriminando no se sabe qué. En ese momento, el galo tomó la trascendental y drástica decisión de hacer ver a su jugador que no podía seguir así. "Me molesta mucho ver a Daniil con esa actitud, esa permanente energía negativa que mostró en el primer set, quejándose continuamente y lloriqueando por cada punto perdido. Me dije a mí mismo que no quería avalar ese comportamiento y que si no lograba que cambiara su actitud iba a perder el partido, así que decidí marcharme", comentó el francés en palabras recogidas por Tennis.com.

"Hay cosas que no se pueden aceptar con su nivel de juego y edad", dijo un Cervara visiblemente enfadado. "Era él o yo. Tomé la decisión correcta creo, internamente sabía que eso podría hacer que reaccionara. Una vez en Cincinnati no hacíamos más que gritarnos de un lado de la pista a otra y no hice nada por cambiarlo. Esta vez creí que lo mejor era levantarme y dejarlo solo", señaló Gilles Cervara, cuya decisión fue respaldada por el mismo Daniil Medvedev al término del partido. "Con mi comportamiento en la cancha habría entendido que se fuera todo mi equipo. Tenía toda la razón Gilles. Lo que hizo me permitió recuperar la energía positiva, no volví a abrir la boca después de que se fuera", alegó un Daniil Medvedev que tarde o temprano que corregir ese comportamiento.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes