En la prensa española no aprendemos de los errores

Ayer, Carlos Alcaraz logró ser el primer tenista nacido después de 2003 en ganar un partido ATP y la prensa no ha esperado para compararle con Nadal.

En la prensa española no aprendemos de los errores. Carlos Alcaraz. Foto: Getty
En la prensa española no aprendemos de los errores. Carlos Alcaraz. Foto: Getty

En la noche de ayer, Carlos Alcaraz, con solo 16 años, logró su primera victoria en un torneo ATP al derrotar en Rio de Janeiro a Albert Ramos. Esta misma mañana ya se podía leer en la prensa titulares como "Alcaraz sigue los pasos de Nadal" o "Alcaraz sigue el rastro de Nadal" y uno, que ya se esperaba algo así, solo puede lamentarse de que en la prensa sigamos repitiendo los mismos errores una y otra vez.

Porque no hay que remontarse muy atrás en el tiempo cuando en España se elevó a los altares a un niño de 13-14 años llamado Carlos Boluda, al que le pusieron la etiqueta del "Nuevo Nadal", que fue una losa de tanto peso que se le puso encima que terminó por cargarse su carrera. A una edad tan temprana, cuando uno no tiene ni idea de lo que supone la presión y cómo gestionarla, ese tipo de comentarios puede llegar a hacer mucho daño. Pero no solo sucedió con Carlos, en los últimos dos años ha ocurrido con Paula Badosa, a la que comparaban con Sharapova, y a Nicola Kuhn, para el que solo tenéis que buscar en Google 'Nicola Kuhn relevo Nadal' para ver la cantidad de artículos que hay sobre el tema junto a Davidovich.

¿No aprendemos de los errores? ¿Por qué seguimos empeñados en lo mismo? No hay ninguna necesidad de etiquetar a nadie. No habrá otro como Rafa Nadal. Eso es imposible. Cada persona tiene un camino distinto. Y si esto es así, ¿qué necesidad hay de comparar a nadie con Nadal cuando sale un nuevo tenista joven en España? Entiendo que en nuestro país estamos ansiosos con sacar un nuevo tenista que pueda recoger el testigo, pero esto va en nuestra propia contra. Si no cuidamos lo que tenemos, un día no tendremos nada.

He tenido la ocasión de hablar en varias ocasiones con el propio Boluda y entrenadores de la cantera en España y todos me hablaban del daño que hacen a los niños estas palabras. Porque se ven en la prensa y se creen que ya lo tienen todo hecho y esto no es así, además de la carga que se les crea con las expectativas y la frustración que sufren al no poder cumplirlas. La parte que me tranquiliza dentro del caso de Alcaraz es que le lleva Juan Carlos Ferrero, que sabrá muy bien lo que es manejar la presión despuntando desde abajo, y que detrás tiene el apoyo de IMG, que ha llevado la carrera de muchos jóvenes. Solo espero que se abstraiga de lo que diga la prensa de él. Para lo que hay que leer, a veces es mejor no leer nada.

Entiendo que esto no es un caso que se da solo en España. En otros países ocurre exactamente lo mismo. El problema es que solo se piensa en el ahora. En el hablar de un gran tenista famoso porque eso "vende" ahora la información, pero nadie se preocupa en cuidar ese activo que te permitirá seguir hablando de él más veces en un futuro.

Y que nadie se lleve a engaños. El éxito no es solo ser número 1 o ganar un Grand Slam. O 10, o 20. En un deporte tan difícil como el tenis, donde apenas 120 personas en todo el mundo se gana la vida con ello, llegar a unos cuartos de final o ser el número 25 del ranking también es todo un logro. Por eso, sea el tenista joven que sea y se llame como se llame y tenga la bandera que tenga, no podrá seguir los pasos de nadie, porque eso es imposible. Cada uno tendrá su camino y cada uno encontrará el éxito allá donde pueda y tendrá el mismo mérito aunque uno no termine en los libros de la historia del tenis.

Comentarios recientes