Fede Coria: "Pensé en cambiarme el apellido, no quería ser 'el hermano de Coria'"

Federico Coria vive uno de sus mejores momentos. Próximo rival de Alcaraz, el argentino acaricia el top-100, la barrera que separa el profesionalismo real.

Federico Coria. Foto: Getty
Federico Coria. Foto: Getty

"Yo con el tenis no busco ganar dinero, sino no salir perdiendo". Es una frase que podrían haber dicho y seguir diciendo muchísimos tenistas ubicados fuera del top-100, la barrera clave en la carrera de un jugador que puede vivir del tenis. En este caso, las palabras corresponden a Federico Coria, al que se le añadió siempre un punto de presión extra en lograr ese objetivo porque tiene como hermano a un exnúmero 3 del mundo y finalista de Roland Garros, al que apodaban el 'Mago'.

Sin tanta magia, Federico construyó una carrera muy diferente, de más esfuerzo, físico y competitivo, real y figurado, tanto en el juego como en los objetivos que se pudiera plantear. Ahora está viviendo uno de sus mejores momentos, a punto de entrar en el top-100 y siendo el próximo rival de la nueva perla del tenis español, Carlos Alcaraz. El argentino, que tuvo que luchar con una suspensión reciente, en 2018, por no haber alertado de un intento de soborno y amaños, venció a Moutet en Rio de Janeiro, después de pasar la fase previa, lo que le deja a las puertas del ansiado 'cielo' tenístico: los 100 mejores del mundo.

"A los 16 años dejé el tenis proque lo pasaba muy mal"

Relata Federico cómo incluso llegó a retirarse momentáneamente del tenis, hasta el punto de querer desligarse de su apellido, uno que lo estaba conectando con la evidente diferencia de calidad entre él y su hermano, un verdadero fenómeno. Las comparaciones afectaron su personalidad y su día a día. A sus 27 años, hace ahora más de 10 años de aquellos sentimientos, Fede se encuentra cada vez mejor. Asentado, maduro, a punto de lograr el sueño de todo jugador que lleva tantos años peleando por ello.

“La gente esperaba que yo jugara más o menos como mi hermano", cuenta Fede a ATP. Y fue muy complicado. La gente es un poco cruel a veces, había comentarios de chicos que decían que yo era muy malo. Y eso, claro, a mí me afectaba en mi personalidad, estaba todo el tiempo mirando ahcia abajo. Allí donde iba a jugar, mi hermano había ganado ese torneo siendo dos años más pequeño. De hecho pensé en cambiarme al apellido, "no quería" ser más el hermano de Guille. Cosas de esas edad, con la que uno no es muy maduro. Y sí, dejé el tenis a los 16 años porque lo pasaba realmente mal. Estuve nueve meses sin jugar”.

Recapacitando, Coria fue madurando, y trabajando bien la parte mental, evadiendo de esos pensamientos, y logrando centrarse en su carrera, en hacer su camino, en integrar su apellido con su identidad. En ser, simplemente, Federico Coria. “Pero luego trabajé la parte mental y hoy en día estoy muy orgulloso de que Guillermo sea mi hermano, claro. Y Guille está muy contento de que yo siga peleando porque uno nunca sabe hasta donde puede llegar”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes