Una alarma salta en mitad del Sinner-Gombos e interrumpe el partido durante más de 30 minutos

No hay muchos factores externos que puedan comprometer un partido indoor. Ajeno a la lluvia, el calor, el viento o cualquier inclemencia o imprevisto que pueda ocurrir jugando al aire libre, los torneos bajo techo garantizan que el juego no se interrumpa. Pero en Marsella ha ocurrido algo excepcional. En el octavo juego del segundo set que están disputando Sinner y Gombos, ha saltado una alarma sonora, parecida a las que se activan por robo, y ha tenido en vilo a la organización del torneo durante más de media hora. El supervisor del torneo ha tenido que para el partido, mandar a los jugadores a vestuarios e intentar arreglar la alarma. Los espectadores han tenido que soportar el molesto ruido durante más tiempo de lo que se pensaba.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes