El rendimiento del Big3 en las bolas de break

Nadal, Djokovic y Federer muestran los mejores porcentajes de acierto cada vez que tienen una bola de break delante. El español, el mejor de los tres.

Djokovic, Nadal y Federer. Fuente: Twitter
Djokovic, Nadal y Federer. Fuente: Twitter

Podríamos exponer innumerables registros y estadísticas del circuito masculino para refrendar un día más la superioridad de tres hombres –¿serán realmente de este planeta?­– sobre el resto del vestuario. Hablamos, cómo no, de Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic. Más conocidos como el Big3, estas tres leyendas se han encargado de colocar algunos datos en la última balda de la estantería, es decir, inalcanzables para sus rivales. Esta vez el Infosys de ATP nos detalla lo que pasa cada vez que una bola de break aparece en un partido. El resultado no puede ser otro: donde los otros fallan, ellos tres lo bordan, aunque cada uno a su manera.

Hablemos para empezar de los puntos de break ganados contra el primer servicio de sus oponentes. Considerando todos los partidos disputados en los cuatro últimos cursos (2015-2019), lo que llama la atención de entrada es lo cerca que están los tres en la lista. El referente es Nadal con un 38’02% de acierto, convirtiendo 576 bolas de break a favor de las 1515 que se le presentaron en esas cinco temporadas. Eso si sumamos todos los partidos. Si nos quedamos solamente con los encuentros que terminaron en victoria para ellos, Federer domina con un 39’27% de acierto.

La lógica y el estilo concreto de cada uno de los miembros del Big3 nos invitaba a pensar que tanto Rafa como Novak estarían un pasito por delante de Roger en una estadística como ésta, pero no es así. Donde sí encontramos una brecha importante es al separar esas bolas de break en partidos que terminaron en triunfo y los que terminaron en derrota. Por ejemplo, en el caso del suizo, la brecha llega hasta casi 16 puntos de diferencia. Es decir, que cuando está fino con las bolas de break gana bastante más partidos que cuando no lo está. Esto que puede parecer una obviedad no lo es tanto si miramos la brecha del español, de tan solo 9 puntos. Es decir, que Rafa suele tener más regularidad en esas pelotas y, por tanto, el resultado final del encuentro no depende tanto de lo fino que esté en esas bolas.

Si nos vamos al segundo servicio, las estadísticas nos muestran el mismo orden de los factores, aunque con diferentes registros. Nadal vuelve a ser el jugador del Big3, el que mayor porcentaje de éxito tiene cada vez que afronta una bola de quiebre con segundo saque del rival (58’35%). Ese balance, en este caso, sí varía de manera notable en los casos donde acaba ganando el duelo (60’55%) y los que no (40’91%). Vamos, que mirando sus cifras con break points en segundo servicio del rival podemos hacernos una idea de cómo terminará el encuentro. Djokovic, en segundo lugar, muestra un 57’93% de efectividad, siendo mucho más baja la brecha en partidos ganados (58’79%) que en los cedidos (47’37%). Federer es el más flojo con un 51’72% en la general, siendo también el que más lo nota en los partidos perdidos (36’89%).

Pequeños datos que reflejan cómo funcionan los miembros del Big3 y la importancia que tiene aprovechar esas pelotas de break que les entrega el rival, sobre todo con segundo saque. Siendo el reto de medirse a ellos de una dificultad máxima, el resto de jugadores podrían echar un ojo a este tipo de artículos para descubrir por dónde puede estar el secreto para vencerles. Aunque claro, bastante tienen con salir a pista ante estas leyendas y que no les tiemblen las piernas.

Comentarios recientes