Una victoria histórica con sabor amargo para Schwartzman

Partidazo. No existe otra palabra para describir lo que se vivió en el Estadio Central del Buenos Aires Lawn Tennis Club. Sin embargo, no tuvo el final que merecía. Si bien el partido quedó para el lado de Diego Schwartzman, quien eliminó por 5-7 7-6(11) 7-5 a Pablo Cuevas en los cuartos de final del Argentina Open, el argentino terminó con dolores en su cuadricéps sin poder moverse. Habrá que ver si podrá jugar mañana las semifinales del torneo ante el ganador de Sousa y Monteiro. Además, se trató de un duelo histórico porque fue el más largo de los 20 años del torneo dado que duró tres horas y 42 minutos. Hubo tiros ganadores de ambos lados y rallies que alcanzaron los 30 impactos. Y, de yapa, el argentino salvó cuatro match points. Realmente, el mejor encuentro del certamen que no finalizó como a todos les hubiese gustado. Al borde las lágrimas, el Peque se retiró del estadio diciendo: "Nunca sentí algo así. No creo que sea algo bueno. No tengo mucha fe".

Comentarios recientes