Kevin Konfederak: de retirarse por sentir presión a ser el entrenador de Pella

El coach colgó la raqueta a los 20 y se fue a Estados Unidos a estudiar, donde se recibió de Bachelor en marketing. Ahora entrena a uno de los argentinos más destacados.

La vida de Kevin Konfederak, el actual coach de Guido Pella. Foto: Instagram Kevin Konfederak
La vida de Kevin Konfederak, el actual coach de Guido Pella. Foto: Instagram Kevin Konfederak

La vida es como una montaña rusa: tiene subidas y bajadas. Aceleraciones y frenos. Momentos de euforia y otros de miedo. Además, están los miedos y las preguntas que surgen antes de tomar la decisión de atarte el cinturón y de ascender a un camino del que no es posible bajar hasta que termine el recorrido. Algo así fue la vida de Kevin Konfederak, el actual entrenador de Guido Pella y ex tenista profesional, quien decidió retirarse de la actividad cuando empezaba a conseguir los primeros éxitos de su carrera.

Konfederak fue número uno en las categorías menores (Sub 14 y 16) en Argentina. De hecho, a partir de esos resultados pudo darse el gusto de hacer giras por Sudamérica y Europa. Asimismo, llegó a ubicarse 17 del ranking Junior y hasta alcanzó el 485° del mundo tras haber levantado su primer título Future. Sin embargo, dijo basta. La presión que cargaba sobre sus hombros era tan fuerte que no podía seguir avanzando. Tanto es así que decidió colgar la raqueta para tomarse un avión con destino a Estados Unidos para vivir una experiencia universitaria que terminó con el título de Bachelor en Marketing.

En medio de los pasillos del Buenos Aires Lawn Tennis Club, el actual coach de Guido Pella se dispuso a la charla en exclusiva con Punto de Break para contarnos un poco su historia.

-¿Cómo fueron tus inicios con el tenis?

-El tenis es como subirse a un tren. Uno empieza a jugar en una academia, donde entrenas dos veces por semana. Después empiezan los torneos y si te va bien jugás cada vez más, a entrenar más y ahí me subí al tren a los 10. Después tuve la suerte de ser N°1 en Sub-14 y Sub-16 nacional, viajar a Europa, jugar Sudamericanos, Mundial. Muy movido para cuando sos tan chico.

-Venías teniendo un crecimiento rápido en el ranking, habías ganado tu primer Future y muchos coincidían en que eras uno de los grandes proyectos argentinos. ¿Por qué decidiste largar todo?

-Tuve un arranque bueno porque saqué mis primeros puntos bastante rápido, pero cuando me di cuenta que este iba a ser mi trabajo e iba a necesitar bastante dinero para poder bancar a mi equipo y poder viajar, se me subieron muchas presiones sobre mis hombros que a los 20 años no tuve la capacidad para manejarlo.

-Y ahí te fuiste a Estados Unidos.

-Siempre quise estudiar y surgió esa oportunidad.

-Mientras estudiabas jugabas en lo que era un sistema híbrido. ¿Te dieron ganas de volver a jugar profesionalmente en algún momento?

-En un momento estaba jugando realmente muy bien, estaba disfrutando del tenis como cuando tenía 12 o 13 años y todo empezó a fluir en la cancha. Estaba entrenando muy bien y teniendo grandes resultados, pero desde que me fui nunca se me cruzó por la cabeza volver a competir.

-Es por eso que ahora tenés tu empresa BK Team que guía los jóvenes a estudiar mientras practican el deporte de alto rendimiento.

-Mi objetivo es que los que juegan al tenis o intentan ser atletas de alto rendimiento en el tenis puedan disfrutar de este deporte y puedan entender las puertas que abre. Si vos solo te quedas en la burbuja tenística se pierden un montón de aspectos y cuando lo único que mamás es tenis y lo único que te importan son los puntos y mejorar los golpes, se pierde la perspectiva de lo que pasa en el mundo exterior. El hecho de estudiar de compartir un lugar con otros compañeros que están en otra burbuja te abre la cabeza y es totalmente necesario. Incluso lo único que perdés son un par de horas de entrenamiento que después las recuperás en la calidad con la que aprovechás esos entrenamientos. Si sólo entrenás quizás lo haces en modo automático.

-Hablas de una burbuja en la que se meten los tenistas. ¿Tratás de contarle a Guido (Pella) esos conocimientos del mundo exterior?

-Hoy con un título universitario en USA y con la posibilidad de verlo desde otro punto de vista fuera de la burbuja del tenis le puedo contar cómo es del otro lado para que él disfrute y entienda que son los últimos años que le quedan y que después tiene una vida por delante para hacer lo que él quiera.

-De hecho, él habló sobre lo que le costaba asimilar al tenis de una forma que no sea como un trabajo y que hasta a veces le cuesta disfrutar los torneos. ¿Cómo se trata de ayudarlo desde tu rol de entrenador?

-Con Chucho (Acasuso) lo que tratamos de hacer es facilitarle las cosas, el día a día, charlar mucho con él y darle la tranquilidad que necesita porque cuando está bien los resultados lo acompañan y eso se notó el año pasado. Desde mi lugar trato de brindarle una visión para que vea dónde está parado y que intente disfrutar. Lógico que pongo ejemplos míos que cuando tenía 20 años no lo supe resolver.

-¿Cómo comparten el trabajo con Acasuso?

-Considero que Chucho es el director y lo que hago es ayudarlo, acompañarlo. Sería el soporte que él necesita. También me da un montón de lugar cuando viajo a las giras, me deja manejar los entrenamientos cuando estoy ahí y eso lo valoro un montón. Estoy intentando aprender, ayudarlo a Guido y brindarle las herramientas que no tuve para que pueda disfrutar el tenis.

Los temas fluyeron, pero después de casi 15 minutos, la charla se terminó. Y Konfederak se retira caminando bajos los calurosos rayos de sol del verano sudamericano que calientan los recovecos de uno de los clubes más tradicionales de Argentina.

Comentarios recientes