Pablo Cuevas, el retorno del guerrero a su hábitat natural

El uruguayo es uno de los grandes especialistas en tierra batida y, un año más, eleva su tenis a un estatus superior en la gira sudamericana.

Pablo Cuevas, especialista en tierra batida. Foto: gettyimages
Pablo Cuevas, especialista en tierra batida. Foto: gettyimages

Resulta difícil imaginarse una temporada tenística en la que la aparición de la tierra batida en el calendario no traiga aparejadas grandes actuaciones de Pablo Cuevas. El veterano jugador uruguayo sigue haciendo gala de ese carácter de guerrero infatigable y demostrando una y otra vez ser uno de los grandes especialistas en esta superficie. El que llegara a ser número 19 del mundo ha tenido desconexiones importantes en los últimos tiempos, pero como el agua que llega a su desembocadura, recupera su mejor versión sobre arcilla. Con 34 años y nada que demostrar, Cuevas quiere seguir agrandando su prolífico palmarés y la gira sudamericana es una oportunidad ideal para ello.

"Me estoy encontrando bien. La pasada semana en Córdoba ya conseguí ganar dos partidos, ahora otros dos aquí. Me voy sintiendo con cada vez más confianza", comentaba el uruguayo en la web de la ATP en su paso por el ATP 250 Buenos Aires 2020. Actualmente emplazado en el puesto 48 del ranking ATP, Pablo se conoce a sí mismo y sabe cómo debe jugar si quiere tener opciones de sumar un título más a los seis que figuran en su palmarés, todos ellos en tierra batida. "A veces juego demasiado recluido detrás de la línea de fondo y eso me hace perder agresividad y correr demasiado. Debo adaptarme a las condiciones y tratar de llevar yo la iniciativa", desveló.

Cuestionado sobre la importancia de diversos factores en el correcto devenir de su tenis, Cuevas destaca la estabilidad emocional como lo más importante. "La clave de todo está en mi cabeza. Si estoy tranquilo y concentrado todo fluye, sé que soy muy competitivo en polvo de ladrillo y mi tenis se vuelve mucho más peligroso para los rivales. No importa la altitud, la temperatura o lo lenta o rápida que esté la pista. Sé adaptarme a todo eso, pero para ello debo estar calmado y que mi cabeza funcione", aseguró un hombre que tiene un reto mayúsculo por delante, como es derrotar al máximo candidato al título en el ATP 250 Buenos Aires 2020. El jugador local y aspirante a top-10, Diego Schwartzman. Prueba de fuego para Pablo Cuevas, su tenis y su cabeza.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes