Rublev: "Tengo que aprender a tener más paciencia y no enfadarme en la pista"

El joven ruso describe qué es lo que siente en competición, alaba a su entrenador, Fernando Vicente, y reconocer tener margen de mejora.

Andrey Rublev describe las emociones de un tenista. Foto: gettyimages
Andrey Rublev describe las emociones de un tenista. Foto: gettyimages

Juventud divino tesoro. Eso es lo que deben pensar todos aquellos que vean competir a un jugador como Andrey Rublev, rebosante de tanta energía que le resulta complicado canalizarla de manera correcta en una pista de tenis. Su talento es descomunal y progresa sin freno de la mano de un Fernando Vicente que está sabiendo pulir a nivel técnico, táctico y mental a un diamante en bruto del tenis mundial. El ruso ha pecado en estos primeros años como profesional de cierta falta de mesura a la hora de gestionar las emociones y de una autocrítica feroz cuando las cosas no van bien que le hace atraparse en su pesimismo. Sin embargo, la juventud ofrece la posibilidad de corregir errores de forma natural y a medida que gana experiencia en la élite, Andrey es un jugador mucho más calmado. El 2020 parece que podría ser su temporada de eclosión definitiva después de haber superado lesiones y conseguir filtrarse en el top-15 merced a un inicio sobresaliente. En una entrevista con la ATP describe sus sensaciones.

-Dificultad de regresar tras una lesión. Estuvo dos meses sin jugar después de una serie de resultados negativos al arrastrar molestias físicas. En su retorno a las pistas, Rublev reconoce no haber entendido la dificultad que entraña recuperar el ritmo competitivo. "Todos me decían que tuviera paciencia porque volvería a estar a mi mejor nivel. Recuerdo que en mi primer partido tras la lesión, en Halle, jugué fatal y estaba muy decepcionado, pero tuve la capacidad de valorar lo importante que era para mí estar de nuevo compitiendo. Volví a disfrutar del tenis y poco a poco me di cuenta de que recuperaba mi nivel", señaló el ruso.

-Margen de mejora en gestión emocional. "Necesito aprender a tener paciencia. Un proceso como el de ser un gran jugador requiere de calma, aceptar las cosas cuando no van bien y empezar de cero si es necesario. Tener una lesión me hizo entender que todo forma parte de un proceso y que no vas a volver a la pista siendo el mismo de antes, sino que necesitas mucho tiempo y trabajo", dijo antes de hablar de su talante en la pista. "Tengo que ser más fuerte mentalmente y ser positivo, pase lo que pase. Me enfado fácilmente en la cancha y eso no me ayuda. En la vida soy mucho más tranquilo, pero compitiendo muestro un lado negativo de mí mismo. Se requiere mucha fuerza de voluntad e inteligencia para mantener la calma en la pista y creo que si consigo hacerlo haré grandes cosas esta temporada", aseguró.

-Idilio profesional con Fernando Vicente. "Nos entendemos perfectamente, vemos las cosas de una manera similar. Nunca tuve un entrenador así, está conmigo desde los inicios y siento que podría pasar todo el tiempo del mundo junto a él. Nunca me he enfadado con él o me he sentido estresado o cansado de su presencia. Pasar 24 horas con una persona casi todo el año es algo prácticamente imposible, pero con él se hace ameno y sencillo. Es el mejor entrenador que podría imaginar", destacó el ruso.

Andrey Rublev mira con optimismo lo que pueda depararle el ATP 500 Rotterdam 2020, cita en la que parte como uno de los cabezas de serie y en la que intentará prolongar su gran estado de forma esta temporada. Acumula la friolera de 11 partidos ganados y tan solo una derrota, presentando sus credenciales a poner coto al top-10. Sus lesiones le han alejado de las quinielas por encabezar el relevo generacional, pero ostenta un tremendo potencial tenístico que si empieza a fluir, puede arrasar con todo.

Calendario ATP/WTA

Calendario ATP 2021

Comentarios recientes