Kenin: "Mucha gente no confiaba en mí"

La flamante campeona en Australia calla las voces que no confiaban lo suficiente en ella. Por fin está recibiendo la atención que consideraba que se merecía.

Primer e inesperado Grand Slam para la joven estadounidense. Foto: Getty
Primer e inesperado Grand Slam para la joven estadounidense. Foto: Getty

Es más que evidente que el circuito WTA es una auténtica ruleta rusa donde existe un gran abanico de jugadoras potencialmente ganadoras incluso de los más grandes torneos como son los Grand Slam. Muchas de ellas potencialmente ganadoras sin que apenas nadie lo crea. Tal era realmente el caso de la americana Sofia Kenin, que ha pegado el petardazo ganando el Open de Australia tumbando a tenistas de la talla de Ashleigh Barty o Garbiñe Muguruza. La estadounidense de 21 años de origen ruso llevaba tiempo reclamando más atención sobre su figura, pero estaba siendo eclipsada por otros nombres, por otras raquetas y por estilos de juego más vistosos quizá y más espectaculares que los de 'Sonya'. Ahora Kenin puede lucir orgullosa con un trofeo que otras americanas aún no tienen e incluso jugadoras de gran renombre que siguen en la búsqueda o que cejaron ya en su empeño.

En palabras que recoge el medio australiano The National, Sofia Kenin habla sobre esta búsqueda de popularidad, más que de eso, de reconocimiento por lo que estaba mereciendo una jugadora que ya venía avisando del potencial que tenía. Ya venía de que era una tenista de muchos quilates y una competidora nata que tarde o temprano iba a destaparse definitivamente como lo ha hecho ahora. "Siento que mucha gente no confiaba en mí", cuenta Sonya, como se la conoce. "Me rechazaban, me decían cosas como que no llegaría a donde yo quería, que soy muy bajita, un montón de cosas", admite la americana. Ya en 2019 había sido votada como la jugadora que más había progresado del año, habiendo ganado ni más ni menos que 3 títulos WTA.

"Mi padre y yo sin embargo nunca llegamos a tomarnos en serio todo eso", dice Kenin. "Sabíamos que teníamos un objetivo, un sueño, y lo pudimos conseguir", cuenta orgullosa la flamante campeona del Abierto de Australia 2020. Si bien no había tenido un camino demasiado duro hasta las semis donde no se había cruzado con una sola cabeza de serie, tuvo que lidiar después con la número Ashleigh Barty y más tarde con la doble campeona de Slam Garbiñe Muguruza. Muchísimo mérito el suyo llegando de nuevas. Sin duda de que ha cerrado muchísimas bocas y abierto otras tantas de admiración y sorpresa.

"Esto lo hemos hecho por nosotros mismos, no para probar que la gente estaba equivocada conmigo", asegura Sofia. "Sin embargo, a la vez sí ha servido también para eso, lo que es fantástico. Pero principalmente por nosotros, por ello hemos trabajado tanto. No importaba lo que la gente dijera, nosotros siempre creímos y al final lo logramos. Mi padre está absolutamente emocionado", reconoce la joven de 21 años, nueva séptima jugadora en el ranking WTA.

En muchas ocasiones, el jugador o jugadora busca huir de los medios, de las portadas, de los focos, de la excesiva y agobiante atención de la prensa y público. En este caso, Kenin buscaba más reconocimiento y repercusión por lo que estaba haciendo. "No fue fácil para mí. Quería estar en las portadas, todo el mundo quiere estar ahí en el foco de atención", considera ella. "Creo que lo he llevado bien, he ido trepando poco a poco y finalmente he conseguido recibir el foco que buscaba. No estaba a gusto en su momento con esa situación pero no me frenó para seguir creyendo en mí misma y seguir teniendo una mentalidad basada en tener claro lo que quería hacer y lo que quería conseguir en mi vida", deja sobre la mesa Sofia Kenin.

El padre de la criatura, Alex, que no tuvo una vida fácil cuando llegó a Estados Unidos desde Rusia en 1987, retrata con bastante exactitud quién es Sofia Kenin. Qué caracteriza por encima de todo a esta jugadora que muchos han descubierto en este Open de Australia. "Odia perder. Para ella, no es una opción esto. Simplemente se niega a aceptarlo. Ella ha salido así con esta característica, lo que es increíble", remarca su padre y a la vez entrenador. "Incluso para mí, es algo que me sorprende, que pueda pelear con tanta fiereza", admite.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes