Las 10 conclusiones que deja el Open de Australia 2020

Desvelamos los aspectos más destacados que arroja el primer Grand Slam del año y que pueden marcar el devenir del tenis mundial próximamente.

Novak Djokovic, ganador Open Australia 2020. Foto: gettyimages
Novak Djokovic, ganador Open Australia 2020. Foto: gettyimages

Dos semanas de emoción, altibajos emocionales, sorpresas positivas, decepciones y, sobre todo buen tenis, derivan en un cúmulo de sensaciones que merece la pena analizar. Todo lo ocurrido en el Open de Australia 2020 puede tener grandes repercusiones en lo que ocurra durante el resto de la temporada y es preciso interpretar mucho de lo ocurrido y tratar de discernir cómo puede influir a corto y medio plazo en el estatus del tenis mundia, tanto masculino como femenino. Novak Djokovic y Sofia Kenin salen de Melbourne con un título bajo el brazo, pero no son los únicos que pueden darse por satisfechos con lo realizado. Estas son las diez conclusiones que deja el Open de Australia 2020.

1. Novak Djokovic y su determinación por ser el mejor de la historia

Demostración de poderío y carácter competitivo de un hombre que sigue honrando al tenis con su nivel de juego, actitud y consistencia mental. Capaz de emerger con más fuerza que nunca en situaciones complicadas, Novak suma el 17º título de Grand Slam, corta de raíz los aires de rebelión de Thiem y prolonga el dominio del Big3, erigiéndose él mismo en el mejor jugador de los últimos lustros.

2. Dominic Thiem, cada vez más cerca de derrocar al Big3

El austriaco no puede ser considerado ya como un mero especialista en tierra batida, sino como un jugador candidato a todo en cualquier superficie. Su progresión en pistas duras se ha dejado notar y el triunfo ante Nadal supone un punto de inflexión en su desarrollo profesional. No es descabellado pensar que pueda asaltar un Grand Slam y partirá con el cartel de favorito, por detrás de Nadal, en Roland Garros.

3. Roger Federer y Rafael Nadal, intangibles de campeones perpetuos y nivel de tenis mejorable

Ninguno de los dos pareció llegar en su mejor momento físico y de confianza, pero nada puede achacarse. Roger eludió el fracaso bordeando el filo del abismo y firmó unas meritorias semifinales tirando de experiencia y espíritu ganador, mientras que el balear ofreció un gran tenis en duelos de máxima exigencia, pero dejó escapar oportunidades ante Thiem en el encuentro que marcaba su devenir en este primer Grand Slam del año.

4. Noticias positivas inesperadas de jugadores llamados a animar el circuito

La capacidad de Alexander Zverev de dejar atrás las malas sensaciones de la ATP Cup y pisar por primera vez en su carrera unas semifinales, supone un aviso a navegantes. Además, ver a Stan Wawrinka seguir siendo tan competitivo y comprobar cómo Milos Raonic retorna a un gran nivel se antoja una gran noticia para el circuito. No se puede obviar la gran imagen dada por Nick Kyrgios, que debe incentivarle a intentar jugar con esta concentración más torneos.

5. Jóvenes consumidos por la presión y margen de mejora en cuanto a consistencia

Las grandes decepciones del torneo han estado materializadas en Stefanos Tsitsipas, Denis Shapovalov y Félix Auger-Aliassime. Ninguno de los tres parece haber alcanzado esa ansiada regularidad, algo lógico teniendo en cuenta su edad, y no han empezado el año de la mejor manera posible. Tendrán que elevar su nivel en próximas citas.

6. Sofia Kenin prolonga el carácter imprevisible del tenis femenino

Pocos habrían dicho a inicios del evento que esta joven estadounidense saldría ganadora. Tenis total y carisma han sido los ingredientes de una mujer que querrá perpetuarse en una élite realmente cara, en la que hay muchas candidatas a conseguir un triunfo de esta magnitud. Promete emociones fuertes de cara al futuro.

7. Garbiñe Mugurza vuelve a disfrutar en la pista

La española recuperó ese tenis vibrante, basado en la búsqueda inexorable del golpe ganador y una capacidad para transmitir emociones muy notable. Su actitud ha mejorado de la mano de Conchita, aunque la mejor noticia es una movilidad mucho más ágil, tan necesaria para que su tenis fluya libre. Se reengancha a la élite, mejora ranking asomándose al top-15 y buscará materializar su mejoría con un gran título.

8. Simona Halep y Ashleigh Barty, únicas favoritas consistentes

Rumana y australiana vuelven a erigirse en las tenistas más regulares de un panorama desalentador en cuanto a consistencia de las mejores del mundo. Son dos tenistas cuyos estilos favorecen un nivel de juego medio que les permita ser competitivas allá donde vaya, y aunque no pudiera culminar la faena con una final soñada, deben irse de Australia con sensaciones positivas.

9. Serena Williams y el miedo a verse consumida por la ansiedad

Sonada decepción de la estadounidense en su búsqueda de ese 24º título de Grand Slam que se le sigue atragantando y que puede tornar de sueño en pesadilla si las cosas siguen así. Serena ve cómo el nivel medio del circuito sube y a ella no le vale con un buen rendimiento, sino que debe estar al 100% de sus posibilidades, algo difícil a los 38 años y habiendo sido madre.

10. Cori Gauff sigue asombrando y desafiando la lógica

Es la gran ilusión del mundo del tenis. Que a los 15 años haya vuelto a ser capaz, en su tercer Grand Slam disputado, de ganar dos partidos y emocionar a todos los aficionados con su tenis y actitud, supone una prueba irrefutable de que está llamada a hacer historia.

Apasionantes dos semanas vividas en Melbourne, donde el mundo del tenis ha mostrado su generosidad con gestos para el recuerdo con el fin de ayudar a los afectados por los incendios. El torneo pudo desarrollarse con total normalidad y batió récords en cuanto a asistencia de público, elevando a un estatus superior la repercusión mediática de un deporte que se enfrenta a momentos clave en su historia. Acabó el Open de Australia 2020, pero el tenis continúa.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes