¿Quién es la campeona del Open de Australia 2020?

Jorge Morales analiza detalladamente la figura de la estadounidense Sofia Kenin, reciente campeona del Open de Australia.

Sofia Kenin. Foto: Getty Images
Sofia Kenin. Foto: Getty Images

Sofia Kenin ha entrado por la puerta grande en los torneos grandes, sorprendiendo a propios y extraños. Este sábado ha confirmado la progresión ascendente que vive su tenis culminando un torneo de ensueño. Y no cualquier torneo, todo un Grand Slam. Garbiñe Muguruza, la favorita para muchos para llevarse el título del Open de Australia, ha sido el último obstáculo para una jovencísima tenista norteamericana que llevaba dando muestras el último año de su potencial y que ahora ha entrado incuestionablemente en la ristra de jugadoras opositoras a los grandes torneos del circuito.

‘Sonya’, como la conocen sus amigos, se ha ganado el título honorífico de ‘matagigantes’ del circuito, hecho que ha quedado más que refrendado en este Open de Australia 2020. Ya dio muestras el pasado Roland Garros de que es capaz de ganar a jugadoras de la talla de Serena Williams. Pero su apogeo tenístico lo ha manifestado sobre las ardientes y rápidas pistas del Melbourne Park, donde ha sido verdugo de Coco Gauff, de la favorita del público y número 1 del mundo, Ashleigh Barty, y en la final de la doble campeona de Grand Slam, Garbiñe Muguruza.

Una figura tenística empapada de descaro y tenis agresivo, que ingresa en la privilegiada lista de ganadoras de Grand Slam. Es la 53ª tenista en la Era Open en cosechar un ‘grande’ y la 13ª de su país de acogida, los Estados Unidos de América.

A sus 21 años y ante la falta de información sobre ella, muchos se preguntan: ¿Quién es Sofia Kenin?

Kenin nació en Moscú - el 14 de noviembre de 1998 - en el seno de una familia humilde. De madre enfermera y padre conductor por las noches y estudiante de programación por el día, fue de éste último de quien extrajo su pasión por el deporte rey de la raqueta. A pesar de nacer en territorio ruso, donde encontraron mayores facilidades para el nacimiento y crianza durante los primeros meses de vida de la pequeña Sofia, pronto cruzaron el charco y pusieron rumbo a Florida, actual residencia y centro de estudios - desde casa - de la tenista.

Ya con pasaporte norteamericano, su virtuosidad y talento innato no pasó desapercibido para muchos. El ex tenista americano y entrenador de muchas estrellas, Rick Macci, observó en ella su gran predisposición al tenis y la falta de miedo y ‘respeto’ ante los rivales, en muchas ocasiones mayores que ella. Una característica vista en otras jóvenes perlas del tenis, como fue el caso de Martina Hingis, según ha afirmado el propio Macci.

En 2013, con su padre Alexander como entrenador, jugó su primer torneo del circuito ITF, categoría donde ha logrado dos títulos en singles y otros dos en dobles. No tardó en empezar a codearse con leyendas retiradas del tenis como John McEnroe o Jimmy Connors. Quien le iba a decir entonces que años después ella se convertiría, al igual que ellos, en ganadora de un Grand Slam. Eludió el camino de la universidad en favor del profesionalismo. Hace tres años, durante la edición del US Open 2017 - donde logró su primera victoria en un ‘major’ - Kenin tuvo que tomar una decisión difícil pero que el tiempo le ha acabado dando la razón. Las reglas de los Grand Slams dicen que un tenista debe declararse profesional antes de la disputa del torneo si quiere recibir el dinero ganado. En aquella edición, Kenin, que tenía asegurado un montante de 144.000 dólares, tomó la decisión de proclamarse profesional y rechazar la beca universitaria que le hubiera permitido estudiar y jugar al tenis, pero sin percibir incentivos.

No fue hasta año pasado cuando nos dimos cuenta de su verdadero potencial. Conquistó sus tres primeras plazas en el tenis (Hobart, Mallorca y Guangzhou), casi siempre remontando y frente adversarias mejores y con más recorrido en el circuito, pero Kenin se está labrando una carrera tenística exitosa a base de sorpresas, de hacer saltar la banca, de un juego agresivo pero sólido, y de demostrar que es capaz de competir de tú a tú ante cualquier rival. Ahora se han invertido los papeles, ahora el respeto se lo tendrán que tener a ella.

Su meteórico ascenso se vio reflejado de manera ininterrumpida en el ranking. Desde el 2014 hasta ahora ha pasado de ser la 1058 del mundo a estar entre las 20 mejores jugadoras del momento. Y a partir del próximo lunes aparecerá en el puesto 7 de la clasificación WTA, su mejor ranking, y lo que es más relevante: siendo la primera norteamericana por delante de Serena Williams. Ahora la cuestión que se plantea, especialmente en el seno del tenis estadounidense, si Sofia Kenin recogerá el testigo que algún día deje precisamente Serena Williams. Por trayectoria, ranking, sensaciones en pista y demostración de competitividad en grandes torneos, podemos estar hablando del relevo natural de la más grande, con permiso de Steffi Graf, de la historia del tenis femenino. Sólo el tiempo lo dirá, pero el futuro del tenis norteamericano resulta prometedor y tiene nombre: Sofia Kenin.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes