Kenin apaga el sueño de Muguruza en Australia

Actuación magistral de la estadounidense, que supo darle la vuelta al encuentro tras perder el primer set y llenó de dudas la cabeza de Garbiñe.

Kenin remonta a Muguruza y vence en Australia. Foto: Getty
Kenin remonta a Muguruza y vence en Australia. Foto: Getty

Vaya personalidad la de Sofia Kenin. La estadounidense estaba en serios problemas tras perder el primer set ante Garbiñe Muguruza en la final del Open de Australia y supo darle la vuelta a todo con un tenis magistral, llenando de dudas la cabeza de la hispanovenezolana, que se ahogó en errores no forzados al final del encuentro. 4-6 6-2 6-2 para la estadounidense, que con 21 años levanta su primer Grand Slam.

Mostró sus intenciones Kenin ya en el primer juego de partido. La estadounidense no quería que Muguruza se acomodara al fondo y por ello le hizo dos dejadas cortando los puntos lo máximo posible y haciendo pensar a su rival. Garbiñe no se puso nerviosa e intentó tirar largo siempre que podía para que la estadounidense no pudiera inventar con su raqueta. A pesar de tener solo 21 años, la oriunda de Moscú no se arrugaba ante el escenario, la rival y el tipo de partido y mostró muy buena actitud, destapándose en algún punto con grandes golpes.

Pero Muguruza tiraba de una mayor experiencia y comenzó sabiéndole jugar de manera perfecta a una rival como Kenin, a la que le gusta tener la iniciativa de los puntos. Nada mejor que hacerla incomodar que manteniéndola en constante movimiento y metiendo la mayor cantidad de pelotas posible en el otro lado de la pista. Sufrió mucho Sofia en los primeros juegos con su servicio hasta el punto que Garbiñe logró romperle ya en el cuarto juego y siguió disfrutando de más oportunidades de rotura a lo largo del set ante una Kenin que no estaba acostumbrada a ese tipo de situaciones ya que llegaba a esta final sin haber cedido su saque apenas.

Kenin se aferró a la pista en esos momentos donde la hispanovenezolana podría haberse puesto con 5-2 y saque para cerrar la primera manga y tras salvar varias bolas de break y sacar su juego al servicio adelante, vio cómo la ex-número 1 del mundo sufrió con bolas nuevas y es que la diferencia de esta pelota cuando se cambia a cuando se abre un bote nuevo es abismal. Un juego horrible al saque le hizo ceder su servicio y que la estadounidense empatara a cuatro. Eso no hizo perder la concentración a Muguruza que a pesar de tener una estadística muy mala en bolas de breaks aprovechadas, siguió creyendo hasta romper a continuación a Kenin, una rotura que le permitió luego dar el primer paso hacia el título apuntándose la primera manga a su favor.

Hasta 14 veces se acercó Muguruza a la red en la primera manga. El partido se estaba disputando en su mayoría por donde la doble campeona de Grand Slam quería y estaba sabiendo ejecutar a la perfección la táctica planteada, presionando en todo momento a la estadounidense. Pero. En el tenis femenino siempre existe la posibilidad de ese 'pero'. La hispanovenezolana, que estaba dominando perfectamente hasta este punto, perdió un poco el foco y todo se dio la vuelta. En este segundo set fue Kenin la que obligaba siempre a su rival a un golpe más y empezó a poner en apuros a una Garbiñe que por primera vez en el encuentro, no veía la forma de ganar puntos.

La norteamericana es una jugadora capaz de generar golpes muy potentes desde cualquier ángulo y mezclaba ritmos con una soltura magnífica. Muguruza, que venía lanzada de la primera manga, se vio desorientada y perdió el norte del encuentro. Lo aprovechó Kenin, que adelantó medio metro su posición y metió dudas en la cabeza de Garbiñe, que empezó a fallar más. Como resultado, dos breaks que llevaron el partido al set decisivo.

Muguruza aguanta en el partido desde el fondo. Se sacude la presión tras perder ese segundo set y se pone con tres bolas de break con dos iguales en el marcador. Ahí, Kenin, sacó la varita y metió tras paralelos espectaculares, de revés y de derecha, para salir de esa situación. La estadounidense había sacado su mejor tenis en el momento más importante del encuentro y a estas alturas de partido, todo caminaba sobre un alambre muy fino que podía caer por cualquier lado.

Y cayó del de Kenin. La tela de araña que estaba tejiendo la estadounidense metía en muchos problemas a su rival y cuando Garbiñe quería salir de ahí, se encontraba siempre con muchas preguntas que resolver. A base de bolas profundas, potentes, otras cortadas, variando direcciones, Sofia estaba sacando del partido a una Muguruza que seguía acumulando errores no forzados uno tras otro. Perdió la iniciativa a inicios del segundo set y fue ahí cuando la victoria de Kenin empezó a gestarse. Los 45 errores no forzados de Garbiñe fueron una losa demasiado pesada para ella y sobre todo, esas 8 dobles faltas, varias en el juego decisivo siendo una de ellas la que certificaba la victoria de Kenin.

Se convierte Sofia en la Top 10 estadounidense más joven desde Serena Williams, allá por el año 1999. Asciende hasta el puesto número 7 del ranking y logra a sus 21 años su primer título de Grand Slam, siguiendo la costumbre en los últimos tiempos en el circuito femenino donde varias jovencitas están sabiendo imponerse a jugadoras bastante más experimentadas que ellas. Se quedó Garbiñe a las puertas del título y aunque ahora sabrá mal por la oportunidad perdida, sabiendo que llegaba a este torneo sin tantas expectativas, con el paso de los días se podrá ver lo positivo que saca de aquí, que no es poco.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes