Kenin: “Ahora mismo estoy en una nube”

Jornada inolvidable la que ha vivido la estadounidense tras conquistar su primer Grand Slam. “Siempre he tenido la confianza de que llegaría este momento”.

La mirada soñadora de una Sofia Kenin campeona. Fuente: Getty
La mirada soñadora de una Sofia Kenin campeona. Fuente: Getty

Ganar tu primer Grand Slam, en tu primera final, con tan solo 21 años es un camino que no cualquier jugadora podría firmar. Este sábado en Melbourne Park lo consiguió Sofia Kenin, una jugadora que no ha parado de crecer en los últimos tres calendarios y que ahora ha confirmado esa madurez conquistado uno de los cuatro escenarios más importantes del circuito. En el Open de Australia, donde apenas contaba con una victoria antes de afrontar la primera ronda de esta edición, la estadounidense tumbó a la gran favorita, Garbiñe Muguruza, para hacer realidad su sueño de la infancia. El próximo lunes, como recompensa, se convertirá en la nueva Nº7 del mundo, la mejor tenista de su país en el ranking WTA. Estas fueron sus impresiones tras lograr el triunfo.

Primeras palabras. “He vivido muchas emociones en estas dos últimas semanas, ustedes han podido ver cuánto significaba cada partido para mí. Es un gran honor ganar el Open de Australia, estoy muy orgullosa de mí misma, de mi padre, de mi equipo, de todos los que me han rodeado. Hemos trabajado mucho hasta llegar aquí, hemos pasado por momentos complicados, pero lo hicimos, peleamos. Ahora estoy en una nube”.

Momento clave del tercer set, 2-2 y 0-40. “Puedo recordar ese juego perfectamente, es el juego donde cambiaron las cosas. Tuve que sacar mi mejor tenis, pero lo hice. Después de eso estaba prendida, estaba lista para tomar este hermoso trofeo. Sabía que tenía que arriesgarme, tenía que ser valiente jugando contra una bicampeona de Grand Slam, con todo el respeto hacia ella al mismo tiempo. Fue una gran batalla en cada punto, con mucho movimiento, muchas emociones en la cancha. Necesitaba encontrar mi mejor forma en ese juego, es el juego que me ha llevado a ganar un Grand Slam”.

Comunicación con su madre. “Todos me lo han preguntado (risas). La llamé justo después de terminar el partido simplemente para decirle que todo estaba bien, que había ganado, que ya podía relajarse. Ella ha estado muy estresada durante todas estas horas, pero al menos ya sabe que gané. Tengo ganas de volver a casa y darle el abrazo más grande que le he dado en mi vida”.

Confianza en su juego. “Siempre he tenido mucha confianza en mí misma, sabía que en algún momento llegaría al lugar donde estoy ahora mismo. La confianza ha terminado llegando con mis últimos partidos en el tour, con todo el éxito que tuve en 2019. Fui la jugadora que más evolución tuvo la pasada temporada, aunque a veces se olvide. Toda la confianza que muestro ahora con mi tenis viene de ahí, veo que están pasando cosas, que poco a poco todo está cayendo en su propio lugar”.

Madurez impropia en la final. “Ya he jugado en grandes estadios, siento que eso me ayudó a competir mejor en el día de hoy. Amo los grandes escenarios, así es donde siempre quise jugar. Entreno cada día para jugar en estos estadios, para empaparme de las mejores atmósferas. Hoy vivimos un ambiente muy emocionante, fue un honor, hacen que se vuelva muy divertido jugar. Esto me da entusiasmo y motivación para seguir adelante, he ganado muchos fans, así que gracias a ellos también por venir a apoyarme estas semanas. Ha sido un viaje increíble”.

Continuar ganando Grand Slams. “Me encantaría, eso sería sorprendente. En este momento, todavía me cuesta creer lo que acaba de pasar. Necesito baja de alguna manera al suelo y hundirme un poco en la realidad. Espero poder seguir progresando, seguir construyendo todo lo bueno que he hecho en estos últimas dos semanas”.

El papel de su padre. “Él ha sido mi entrenador durante toda mi carrera, ha estado siempre ahí. Realmente tengo que agradecerle todo lo que ha hecho por mí, hemos soñado juntos con esto, así que ahora es un sueño hecho realidad para los dos. Me ha otorgado muchas cosas positivas, sabe exactamente lo que necesito, me ayudo siempre con mi plan de juego, él lo ve todo. Aunque a veces no me guste admitirlo, sé que a veces tengo que darle la razón. Realmente es un entrenador que trabaja duro, pero gracias a él he conseguido esto, compartiremos este momento para siempre”.

Jugadoras que le inspiraron. “Me han ayudado muchas. He admirado a tenistas como Sharapova o Kournikova, seguía sus partidos cuando era pequeña, siento que tengo esa lucha que tenían ellas. Maria, por ejemplo, ganó un Grand Slam con 17 años, recuerdo haber visto ese partido por televisión. Siento que ver ese partido me ayudó, ahora siento que tengo algo de esa personalidad rusa, una lucha feroz que me genera confianza constante, me ayuda a hacerlo todo mejor. Por supuesto, le debo también mucho mis padres por llevarme a lograr el sueño americano. Ahora siento que también estoy haciendo grandes cosas para el tenis estadounidense, así que estoy orgullosa de eso. Estoy muy emocionada de formar del equipo de FedCup, de estar en el mismo equipo que Serena”.

Comentarios recientes