La dinastía de Kristina Mladenovic y Timea Babos

La pareja de dobles formada por Timea Babos y Kristina Mladenovic suman su tercer título de Grand Slam desde que forman tándem.

Kristina Mladenovic y Timea Babos. Foto: Getty Images
Kristina Mladenovic y Timea Babos. Foto: Getty Images

En las grandes parejas de dobles, se suele decir que "se entienden como si llevaran jugando juntos toda la vida". En el caso de Timea Babos y Kristina Mladenovic, ese dicho se cumple a pies juntillas. Hacen gala de una compenetración exquisita, ostentando uno los puntos débiles del otro, y erigiéndose así en una máquina perfecta cuyos engranajes se amoldan a todo tipo de situaciones.

Este idilio en el dobles fue vital para ganar el Open de Australia en 2018 y Roland Garros en el año 2019, y contra todo pronóstico, hoy volvieron a repetir corona en continente oceánico. Esto es un claro síntoma del gran ambiente que reina en este equipo, que posiblemente sea el mejor dúo existente en el dobles femenino, y hoy en un partido donde se medían a las grandes favoritas, derrotaron por un contundente e inapelable 6-2 y 6-1 a Barbora Strycova y Su-Wei Hsieh, terminando el torneo de esta manera sin ceder ningún solo set.

Impecable. Así fue el partido protagonizado por el equipo formado por Babos y Mladenovic, que salieron a pista bien concienciados de la importancia del partido, y eso se hizo notar en la intensidad de su juego. Maestro en la red Timea, Mladenovic torturaba a unos timoratas Strycova y Hsieh desde fondo de pista, creándole muchísimos problemas en cada juego al resto y dejando entrever que pelearán por los títulos más importantes de la temporada. A la conclusión del encuentro, ambas jugadoras saltaron a rueda de prensa:

Babos sobre vencer a las cabezas de serie número uno: "Sabíamos que teníamos un encuentro muy complicado ante las número uno, pero salimos sin presión. Creo que cada vez que jugamos una final sabemos manejar muy bien este tipo de situaciones. La última vez que jugamos juntas salimos como campeonas de la WTA Finals, y volver a salir como campeonas en el primer torneo del año ha sido muy especial. Ya conocíamos a nuestras rivales y sabíamos que partido teníamos que hacer".

Kristina Mladenovic sobre jugar la final en condiciones indoor: "Estábamos preparadas para jugar ante cualquier tipo de condiciones. Hoy ha hecho muchísima calor y si el encuentro se hubiese disputado sin techo también hubiésemos dado lo mejor de nosotras mismas. Las tenistas no somos quien decidimos bajo qué condiciones se juega. Siempre tenemos que saber adaptarnos a las situaciones que se da, y hoy ha sido el caso. No sé si jugar en indoor nos beneficia a nosotras no, pero creo que hemos merecido el triunfo desde el primer momento", concluyó la jugadora francesa que confesó que el hecho de que Timea y ella se lleven bien fuera de las pistas, ayuda a la compenetración cuando saltan a jugar.

Comentarios recientes