El 'tren bala' Djokovic hacia los octavos

El serbio se da un paseo militar ante un Nishioka muy desdibujado para plantarse en la cuarta ronda del Open de Australia 2020. Grandes sensaciones las de Nole.

A octavos sin despeinarse lo más mínimo Novak Djokovic. Foto: Getty
A octavos sin despeinarse lo más mínimo Novak Djokovic. Foto: Getty

En exactamente 1 hora y 25 minutos, Novak Djokovic ha cumplido con su compromiso de tercera ronda del Open de Australia y ha despachado al japonés Yoshihito Nishioka. Parecía un duelo mucho más correoso para el siete veces campeón del torneo. Sin embargo, el de Belgrado ha resuelto por la vía directa, a la velocidad del tren bala japonés su choque por 6-3, 6-2 y 6-2 para estar una vez más en la segunda semana en Melbourne. Impecable su actuación.

Segundo japonés al hilo para el número dos del mundo en el segundo choque también entre ambos con un arranque más que convincente y fulgurante incluso del serbio. Sin querer alargar demasiado los peloteos, sabedor de la consistencia y tenacidad del japonés, Djokovic mandaba y pegaba con gran contundencia a la bola para desarbolar a su rival y marcharse rápidamente en el marcador. Una ruptura le valía para, en menos de media hora, poner el broche al primer set por 6-3. Más que buenas sensaciones de Djokovic en su búsqueda de la cuarta ronda del evento.

La diferencia de sensaciones y de nivel entre ambos contendientes cada vez era mayor. Muy rápido estaban sucediendo las cosas en la pista central. Djokovic inmaculado, sin apenas cometer errores no forzados. Sin despistarse, con una eficacia formidable. Nishioka por su parte, muy desdibujado, no le salía nada, a medida que avanzaba el choque se iba sintiendo cada vez más perdido e inestable. En apenas 29 minutos, el serbio clausuraba con igual duración y casi marcador, la segunda manga por 6-2. Una hora de duelo y el múltiple campeón del torneo tenía pie y medio en cuarta ronda.

La tercera manga se iba a tornar en trámite muy pronto. No había pelea ni color en la pista. Nishioka no sabía que hacer, cabizbajo todo el tiempo, sin la pelea ni el espíritu aguerrido que le caracteriza. Tampoco Djokovic es que le dejase entrar en el duelo ni le levantara el ánimo al japonés. Ganador por aquí de derecha, por aquí de revés o saque directo. Flotaba sobre la Rod Laver el de Belgrado, como el tren bala japonés apabullando a su oponente en lo que se esperaba como un duelo mucho más disputado.

Doble 'break' para Nole que buscaba incluso cerrar el encuentro con un rosco. Nishioka al menos maquillaba la manga y añadía algunos minutos más de duración al partido, tremendamente descafeinado. En menos de media hora una vez más, Djokovic ponía el punto y final al encuentro y accedía así a la cuarta ronda en Melbourne donde le espera el argentino Diego Schwartzman. Se antoja esta vez sí, que el serbio tendrá una prueba realmente dura y no de fogueo como en estas dos últimas rondas.

Comentarios recientes