Medvedev sigue serio en Australia y ya está en tercera ronda

El ruso sigue avanzando en Melbourne y demostrando que al mejor de cinco sets será un rival muy duro de batir para los grandes.

Medvedev sigue serio en Australia y ya está en tercera ronda. Foto: Getty
Medvedev sigue serio en Australia y ya está en tercera ronda. Foto: Getty

Ya está en tercera ronda. Daniil Medvedev volvió a dejar otra de esas actuaciones que le solemos conocer ya y venció en tres mangas a un Pedro Martínez Portero que dejó muy buen sabor de boca ya que le compitió bien al número 4 del mundo. 7-5 6-1 6-3 fue el marcador final del encuentro para el ruso, que pone ya sus miras en poder entrar en la segunda semana de torneo.

Si alguien pensaba que esto iba a ser un paseo militar para Medvedev de principio a fin, se equivocaba. A pesar de que el ruso se puso con break arriba y 4-1 de ventaja al inicio, Pedro demostró que posee personalidad y tenis para hacerle partido al pasado finalista del US Open. En los primeros compases del encuentro vemos cierto tanteo entre los dos y con el ruso no rechazando los intercambios largos. Casi parecía que veíamos tenis sobre tierra batida con ambos tenistas construyendo bien los puntos, intentando abrir pista para encontrar el winner y mucha lucha desde el fondo.

Logró Martínez recuperar el break de desventaja a base de insistir y cuando parecía que se iban a disputar el primer set en el desempate, el español sufrió un poco la presión y tras un par de errores, entregó la primera manga a un Daniil que cerraba el puño en señal de aprobación. Verse tan cerca del tiebreak y no conseguirlo afectó bastante a Pedro, que se fue un poco mentalmente del partido y eso lo aprovechó Medvedev para ponerse rápidamente 3-0 arriba.

En cuanto el ruso empezó a tomar temperatura y a leer mejor el saque del español y verle por dónde poder hacerle más daño, las distancias se fueron haciendo cada vez más grandes. Martínez no le perdía la actitud al partido y ponía intensidad en cada punto pero le iba costando aguantar cada vez más el ritmo de pelota de Daniil. Cuando el ruso se pone a repartir, está demostrado que hay pocos que puedan hacerle frente y es que no solo se muestra como una pared desde el fondo sino que se mueve genial en la red y tiene una muñeca de la que se habla realmente poco.

Muy poca historia en este segundo set donde solo una hemorragia nasal frenó al ruso durante 10 minutos hasta que le taponaron la nariz. Pedro sabía que tenía por delante escalar el Kilimanjaro sin oxígeno ya que Medvedev se estaba mostrando a un nivel notable pero no quiso perder la fe y saltó a pista dispuesto a pelearle el set al ruso pero después de cuatro juegos bastante igualados donde el español comprobó que para intentar ganarle a Daniil al mejor de cinco sets uno debe prepararse para sufrir porque supone estar tres o más horas a un ritmo descomunal.

Pedro apretó el acelerador y quiso aguantarle el ritmo al ruso pero Daniil está hecho de una pasta especial y el cansancio parece que no le llega a aparecer nunca. Con un doble break, el ruso finiquitó el partido y consiguió su pase a la tercera ronda del Open de Australia, dejando claro a sus mayores rivales que a cinco sets será un rival más que difícil de batir. Su próximo rival saldrá del duelo entre Munar y Popyrin.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes