Djokovic adquiere confianza con una demostración de poderío

El serbio resolvió el trámite de segunda ronda ante Tatsuma Ito con solvencia y ofreciendo muy buenas sensaciones. Triunfo cómodo y sin desgaste.

Novak Djokovic gana a Ito en Open de Australia 2020. Foto: gettyimages
Novak Djokovic gana a Ito en Open de Australia 2020. Foto: gettyimages

Por la vía rápida y sin concesión alguna. Así resolvió Novak Djokovic su compromiso de segunda ronda ante Tatsumo Ito en el Open de Australia 2020. El experimentado jugador nipón de 31 años apenas tuvo tiempo para saborear el hecho de estar midiéndose a uno de los mejores jugadores de la historia ya que, si bien es cierto que ante Struff tuvo partes del partido algo contemplativas, en esta ocasión Novak salió en modo chacal, dispuesto a liquidar a su rival con suficiencia y reducir al máximo el tiempo en pista. Lo consiguió al ganar por 6-1 6-4 6-2 y cosechar el billete a la tercera ronda del torneo, donde le espera otro jugador procedente del país del Sol naciente, como es Yosihito Nishioka.

Situado en el turno matinal de una jornada marcada por el fuerte viento que sacudió Melbourne, el serbio salió dispuesto a despejar todo atisbo de duda que pudiera haberse creado en su primera comparecencia en el torneo. Intenso de fondo de pista, imperial al servicio y dictando lo que ocurría en cada punto, Djokovic fue ese emperador despiadado que sume a los rivales en el más absoluto desconcierto al no atisbarse ningún tipo de fisura por la que hacerle daño. Ito apenas podía sostener el caudal inagotable de tenis que se le venía encima y la primera manga se esfumó en un visto y no visto a favor del serbio, que acabó el partido con 16 saques directos y un 93% de puntos ganados con primer saque, sin conceder ni una sola oportunidad de rotura a su rival.

Solo en el segundo parcial hubo cierta batalla, pero más por una relajación perfectamente medida de Novak que por una posiblidad real de que Ito le hiciera daño. El de Belgrado estuvo algo más sosegado en los primeros compases, pero aceleró cuando creýó preciso sofocar los aires de rebelión que podían acompañar a Ito. A partir de ahí, fue tiempo para disfrutar, practicar un tenis vistoso y poner la directa a la tercera ronda repleto de confianza. Acabó el partido con 31 golpes ganadores y 17 errores no forzados, pero sobre todo, con la sensación de estar listo para acometer el asalto a un nuevo título en Melbourne. Novak Djokovic revalida su favoritismo al Open de Australia 2020 y afronta con confianza el duelo ante Yosihito Nishioka, donde a buen seguro estará más exigido.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes