El abuelo Federer sigue de marcha en Australia

Roger deja de nuevo una magnífica actuación para arrollar a Krajinovic en tres mangas y meterse en la tercera ronda en Melbourne.

El abuelo Federer sigue de marcha en Australia. Foto: Getty
El abuelo Federer sigue de marcha en Australia. Foto: Getty

Tiene 38 años pero quién podría afirmarlo viéndole jugar así. Hoy, Roger Federer volvió a demostrar el buen nivel al que ha comenzado la temporada 2020 con una solvente victoria sobre Filip Krajinovic, al que derrotó por un marcador de 6-4 6-4 6-1 en solo una hora y media de encuentro.

El suizo salta a pista, el árbitro manda jugar y uno tiende a callarse y observar con atención. Apenas puede uno pestañear si no quiere perderse nada y es que Federer juega tan rápido que si te despistas un minuto puedes perderte un juego entero. Suelto, libre, fluido. Roger no solo tiene rápida la mano sino la mente. La pone donde quiere. Krajinovic es espectador de lujo de lo fácil que hace el tenis el genio de Basilea. En un abrir y cerrar de ojos (solo 20 minutos), el serbio se encuentra con el set perdido, preguntándose cómo ha hecho algún que otro golpe que va directo a Youtube y luchando ya no por ganar el partido sino por no sufrir una sonrojante paliza.

Roger tomó la decisión de no jugar ningún torneo previo al Open de Australia y por lo fresco que se le ve, quizá fue lo mejor que pudo haber hecho para afrontar el reto de ganar este torneo ante la ahogante presión a la que le están sometiendo Nadal y Djokovic, acercándose tanto a su número de Grand Slams. Eso le obliga a tener que jugar puntos como el siguiente, donde no duda en luchar cada punto como si fuera el último.

El único pero sigue siendo las desconexiones que suele tener en los partidos. Eso le hace meterse en problemas que le pueden llegar a complicar según sea la ronda y el rival. Ante Krajinovic le llegó a mediados de este segundo set, donde bajó el nivel de su saque y se mostró un poco más fallón que de costumbre y eso hizo que el serbio recuperara el break de desventaja e igualara todo pero Filip tuvo luego un juego horrible al saque y todo el trabajo que hizo lo tiró por la borda y Federer no desaprovechó eso para poner tierra de por medio.

En el tercer set tampoco hubo historia. Roger apretaba cuando así lo quería y Krajinovic apenas podía mirar las bolas pasar a su lado una y otra vez. Federer no tardó en darle la mano a su rival en la red como ganador y poderse ir pronto al Hotel, que con el día tan desapacible en Melbourne, nada como una noche de familia para seguir soñando con algo grande en este torneo.

El abuelo sigue de marcha por Australia y amenaza con no irse todavía a casa. Su sección del cuadro se ha abierto y todos los cabezas de serie en su cuadrante ya están fuera del torneo. Desde luego, Roger no puede tener un mejor camino hacia semis aunque haría bien en no despistarse ya que su siguiente rival será John Millman y por si a alguien se le ha olvidado, el australiano fue el que le envió a casa en el US Open 2018 en una noche aciaga para el suizo.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes