Clijsters: “Estoy siguiendo un sentimiento”

La tenista belga habla sobre sus sensaciones a pocas semanas de arrancar su ‘tercera carrera’. Hará su regreso oficial en Monterrey a los 36 años de edad.

Kim Clijsters atiene a los medios. Fuente: Getty
Kim Clijsters atiene a los medios. Fuente: Getty

Ya falta menos para que el circuito WTA vea el segundo regreso de Kim Clijsters a la élite del tenis. Han pasado siete años desde que colgara la raqueta, pero ahora la campeona de cuatro Grand Slams vuelve a sentir ese fuego de la competición que le ha hecho tomar una decisión que nadie podía esperar. En una charla con Sky Sports, la ex número 1 del mundo habla sobre cómo prepara esta vuelta a las pista y qué razones le han llevado a embarcarse en esta aventura.

Esa es precisamente la pregunta clave, por qué después de tanto tiempo alejada del tenis, Clijsters tomó una decisión tan valiente como peligrosa de recuperar su antigua profesión. “Algunas personas piensan que estoy loca pero yo me siento muy bien, lo único que hago es seguir un sentimiento. Algo dentro de mí se activó en un momento, solo estoy siguiendo esa emoción. No podría hacerlo si de algún modo sintiera presión alrededor, ahora todo lo que tengo que hacer es creer que soy capaz de hacerlo”, asegura la madre de tres hijos: Jada (11), Jack (6) y Blake (3).

“Recuerdo cuando Jada era mas joven y a mí me tocaba entrenar. Me viene siempre la misma imagen, ella llorando desde la parte trasera del cristal y yo sintiéndome culpable. A medida que tus hijos van creciendo un poco, una va perdiendo esa sensación de culpa, también la vas perdiendo cuando vas teniendo más hijos. Ahora soy un poco más mayor así que, cuando me vaya, los niños estarán en la escuela. Ellos no sabrán ni que tengo horas de entrenamiento y su horario tampoco se verá modificado. Ahora podré hablar con Jada sobre si quiere o no acompañarme a algún torneo, aunque sé cuál será su respuesta: ‘Si el hotel es agradable y hay un desayuno amplio, entonces iré contigo”, relata entre sonrisas la jugadora de Blizen.

Clijsters fue siempre un ejemplo dentro de la pista, hasta que su regreso triunfal en el año 2009 la convirtió también en ejemplo fuera de ella. “Creo que si he conseguido eso, entonces es algo genial. Cuando pienso en todas las mujeres que admiro, detrás de cada una siempre hay una pasión por lo que está haciendo. En el pasado, cuando volví a jugar al tenis después de tener a Jada, recibí cientos de cartas de mujeres diciéndome que les había inspirado. Ahora se me acercan mujeres a decirme que empezaron a correr por mi culpa, pero estoy seguro de que habrá otras que piensen: ‘¿Por qué no puedes quedarte en casa?’, comenta Kim acerca de su imagen de cara al público.

Pase lo que pase a partir de febrero, cuando ponga los pies en Monterrey, volver a tener a Clijsters con nosotros solo puede representar buenas noticias. “Fui madre durante mucho tiempo y ahora me siento bien para regresar, me apetece. Me hace sentir segura saber que mis hijos no se verán demasiado afectados por mi decisión. Verles felices cuando vuelva para correr, jugar al pádel o tirar unas canastas en el patio de atrás. Respecto a la competición, siento que he mejorado, aunque han pasado tantos años que es difícil hacer una comparación con lo que sentía cuando tenía 21 años. Estoy segura de que en aquella época era mucho más rápida, mis reacciones eran más fluidas y mi vista era mejor. Pese a ello, quiero ver si todavía soy capaz de ganar torneos, quiero ver hasta dónde puedo llegar. Tengo que creer en ello y presionarme para conseguirlo”, concluye.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes