Gibbs reclama información médica sobre lo que implica jugar en "el peor aire del mundo"

El aire que se respira en Melbourne es el peor del mundo. Esta dura afirmación es la que se puede hacer a tenor de los datos estadísticos recogidos en diferentes medios y que han vuelto a generar problemas en el Open de Australia 2020. La lluvia acudió para limpiar un poco el ambiente y evitar la disputa de partidos, pero tendrá que persistir si se quiere limpiar el aire que asola la ciudad australiana. Nicole Gibbs, jugadora estadounidense, reclamó que se informe bien a los jugadores de lo que supone competir en estas condiciones y recibió grandes apoyos por parte de compañeros y aficionados.

Comentarios recientes