“No es justo que nos obliguen a jugar bajo estas condiciones”

Tras la retirada de Jakupovic por problemas respiratorios, numerosos jugadores del circuito critican al Open de Australia por no haber cancelado la jornada.

Bernard Tomic, abatido ante las condiciones. Fuente: Getty
Bernard Tomic, abatido ante las condiciones. Fuente: Getty

Era evidente que hoy las condiciones en Melbourne no eran las mejores para salir a competir, pero la organización del Open de Australia decidió que la fase previa debía comenzar. Apenas unas horas tardaron en llegar los problemas con varios jugadores afectados por la contaminación del aire, incluso una retirada de Dalila Jakupovic que ya ha dado la vuelta al mundo debido a la gravedad de las imágenes. Como era de esperar, todos los jugadores obligados a lidiar con esto coincidieron en sus discursos, preguntándose cómo era posible que allí fuera se estuviera permitiendo hacer deporte.

“Tenía mucho miedo de colapsar, por eso me tiré directamente al suelo, porque ya no podía ni caminar”, declaró Jakupovic, quien abandonó su partido ante Voegele cuando apenas le quedaban un par de juegos para ganar. “No tengo asma, nunca tuve problemas respiratorios, de hecho me gusta bastante el calor. Cuando me vio el fisioterapeuta, pensé que retirarme sería lo mejor. Imaginé que a partir de ese momento los puntos se me harían mucho más largos y que, simplemente, no podría respirar igual. No es justo que nos obliguen a jugar bajo estas condiciones, no es saludable para nosotros. Me sorprendió mucho, pensé que hoy no nos dejarían jugar, pero tampoco tenemos muchas más opciones”, subrayó la eslovena en declaraciones recogida por The Age.

En la misma mañana, otros jugadores sufrieron el mismo mal que Dalila. Por ejemplo, Bernard Tomic, quien perdió en primera ronda de la Qualy aunque tampoco quiso culpar al aire por ello. “Parece que no entre aire, me cansaba fácilmente durante el partido. Simplemente no podía respirar”, afirmó el australiano. Eugenie Bouchard, alguien que sí pudo salir victoriosa de su compromiso, comentó cuál fue su experiencia con la polución atmosférica. “De repente comencé a sentirme mal. No era tos, pero notaba un aire pesado que me dificultaba un poco la respiración. Cuando te ves sin aliento después de un punto largo y difícil sientes que no puedes respirar correctamente, esa sensación me dio un poco de náuseas”.

Peor no solo en Melbourne pasan cosas. En Kooyong, donde se celebraba una de las exhibiciones más clásicas del circuito, Maria Sharapova y Laura Siegemund pactaron terminar con su partido al ver que no era saludable continuar bajo esas condiciones. “Comencé a sentir una tos incómoda cuando se acercaba el segundo set, pero estuve enferma algunas semanas, así que pensé que igual tenía algo que ver con eso. Entonces escuché a Laura hablar con el árbitro, le estaba diciendo que ella también estaba pasando por lo mismo que yo”, comentaba la rusa minutos después de haber puesto fin al show.

Y entre todas estas quejas, ¿qué dice el CEO de Tennis Australia? Craig Tiley, uno de los hombres mejor valorados por el circuito, ofreció su punto de vista ante tanta polémica. “Igual que cuando hace muchísimo calor, o cuando llueve, el juego se suspenderá si las medidas controladas lo consideran necesario. También estamos en consultas constantes con la WTA y la ATP, la decisión que tomamos esta mañana fue la de jugar y ambos circuitos la respaldaron. Para nosotros es una experiencia nueva, nunca habíamos gestionado la calidad del aire, por lo tanto tenemos que confiar en nuestros expertos que nos aconsejan la mejor manera para continuar”, apuntó.

Comentarios recientes