Las 10 conclusiones que deja la ATP Cup 2020

Analizamos lo más destacado de lo ocurrido en diez vibrantes días de competición y cómo esto puede influir a corto plazo en el circuito.

Novak Djokovic, ganador ATP Cup 2020. Foto: gettyimages
Novak Djokovic, ganador ATP Cup 2020. Foto: gettyimages

La novedad siempre ilusiona. El tenis continúa su inexorable camino hacia la renovación y los intentos por hacerse un deporte más atractivo y accesible para los jóvenes, y la apuesta de la ATP en este sentido ha llegado con fuerza. Esta ATP Cup 2020 quedará grabada a fuego en la memoria colectiva de los aficionados por los muchos momentos de emoción y gran tenis que se han vivido. La Serbia de Novak Djokovic salió campeona después de diez días tremendamente intensos de frenética actividad tenística, marcados también por el desastre de los incendios que azotan Australia desde hace meses. Analizamos cuáles son las principales conclusiones que ha dejado el evento.

1. Novak Djokovic, un genio al servicio de su país y muy inspirado

Actitud intachable, pleno de victorias y absoluto compromiso reafirmado en su presencia y ganas de vencer tanto en noviembre en Madrid como ahora en Australia. Es parte del legado que Novak dejará al mundo del tenis y que hace que Serbia deba sentirse eternamente agradecida a su deportista predilecto. Llegará al primer Grand Slam repleto de confianza y con el aval de haber vencido a dos de sus máximos rivales al título: Medvedev y Nadal.

Novak Djokovic: un serbio ejemplar

Novak Djokovic: un serbio ejemplar

Uno de los seguidores serbios más ilustres del tenista balcánico habla sobre la influencia positiva de Djokovic en sus paisanos más jóvenes.

Seguir leyendo

2. Rafael Nadal y algunas dudas de cara a Melbourne

Perder dos partidos en una misma semana no es propio de un jugador de su magnitud y aún lo es menos sentirse falto de energía hasta el punto de tener que renunciar a jugar un dobles decisivo. Ante Basilasvhili y Nishioka ya se percibió que las sensaciones del balear no eran las mejores, y solo el coraje y esos intangibles que le hacen ser una leyenda de la historia del deporte le salvaron ante De Miñaur y le permitieron competir hasta el final con Goffin y Djokovic. Mucho que mejorar de cara al salto del Open de Australia.

3. Nick Kyrgios, una semana de gran aprendizaje con más luces que sombras

Cercano con sus compatriotas, compañero ejemplar desde el banquillo y concentración máxima en la pista. Son las grandes virtudes que se vieron de un Nick que ha vuelto a demostrarse a sí mismo que puede ganar a los mejores, tras vencer a Tsitsipas, confirmar su favoritismo ante un rival complicado como Struff y tirar del carro en momentos dramáticos como los vividos ante Gran Bretaña. Ante Bautista salió a pista consumido por la presión y flaqueó mentalmente a las primeras de cambio. El trabajo arduo y continuado es el único argumento para ser el jugador que demostró poder ser en su partido contra el griego.

4. Daniil Medvedev, preparado para el asalto a la gloria

Sigue asombrando el aplomo en la pista y la madurez de un tenista capaz de todo. Se ha reafirmado en su papel de villano del circuito, pero también en el de principal aspirante a destronar el poder establecido. Perdió contra Novak, pero dejó la sensación de que puede abordar el reto mayúsculo de un Grand Slam y de que sigue tocado con la varita mágica que apareció en su tenis en el pasado verano.

5. Buenas sensaciones de Casper Ruud, Denis Shapovalov y Álex de Miñaur

Han sido las tres grandes noticias para el presente y futuro del tenis. Excelente nivel de noruego, canadiense y australiano, que a pesar de perder partidos, adquirieron la confianza necesaria para abordar grandes retos esta temporada. Están en disposición de explorar sus límites.

6. Ansiedad palpable en Alexander Zverev y Stefanos Tsitsipas

Los que no han dejado tan buenas sensaciones fueron el alemán y el griego. Las dobles faltas del uno, con bronca a su padre y reprimenda seria de Boris Becker para encauzar su carrera, se ha unido a la pérdida de los nervios por parte del otro, abroncado por su mismísima madre tras romper la raqueta y golpear a su progenitor. Draconianas situaciones en dos jugadores que deberían optar a lo máximo, pero que en este estado de nerviosismo no podrán hacerlo con garantías.

Becker ve a Zverev

Becker ve a Zverev "en el mal camino" y le insta a buscar un entrenador y alejarse de su padre

Seguir leyendo

7. Sorpresas positivas materializadas en Hubert Hurkacz y Daniel Evans

Pocos esperaban un papel tan notable de dos jugadores que practican un tenis atractivo y parecen tener margen de mejora. El polaco sigue siendo el gran tapado de la NextGen, pero su potencial es innegable, así como su tendencia al alza permanente desde la segunda mitad del 2018. Por su parte, el británico ha resurgido de sus cenizas y haber sido capaz de ganar a Goffin y De Miñaur pone de manifiesto que está en un momento de forma asombroso.

8. Regreso prometedor de Kevin Anderson

Victoria contundente ante Garín, remontada épica frente a Paire y excelso papel contra un Djokovic que requirió de dos tiebreaks para ganarle. Es el balance de un hombre de 33 años que lleva meses sumido en una espiral de lesiones y cuyo retorno a la competición ha superado cualquier expectativa. Habrá que estar atentos a lo que es capaz de hacer próximamente, porque si juega como lo hizo esta semana puede dar un disgusto a cualquiera en Melbourne.

9. Fabio Fognini y John Isner, en horas bajas

Ambos están muy lejos de su nivel y parecen haber perdido esa chispa de la que han hecho gala durante tantos años. Su paso por este torneo ha sido más que decepcionante y mucho tendrán que cambiar las cosas para considerarles candidatos a algo importante en los próximos eventos.

10. Formato de competición atractivo y éxito en la organización

Acertó la organización al apostar por un torneo de diez días de duración y varias sedes, aunque han surgido problemas logísticos de compatibilidad con el evento WTA de Brisbane y eliminatorias donde uno de los contendientes había descansado mucho menos y no tuvo tiempo de aclimatarse al cambio de sede, como España contra Bélgica, cuando venía desde Perth. Contar con pistas indoor ha sido una bendición, el ambiente fue muy bonito y la implicación demostrada con los desastrosos incendios en el país oceánico ha sido excelente. Repartir puntos ATP otorga una gran ventaja competitivo a este evento respecto a la Copa Davis, y el hecho de hacer que los partidos de dobles se jueguen con punto de oro y supertiebreak acortó la duración de las eliminatorias, algo necesario tras lo vivido en Madrid. Sí es cierto que quizá haya habido demasiadas selecciones, algunas de ellas con jugadores alejados de la élite; esto tiene la perspectiva positiva de dar una oportunidad única a esos tenistas, pero también una menor competitividad en el torneo.

El balance parece más que positivo y no es descabellado pensar en este torneo como algo que se consolide en el calendario y se erija en la mejor manera de arrancar la temporada. Hay aspecto todavía por pulir y resulta anecdótico que haya dos competiciones muy similares tan concentradas en el calendario, pero la ATP Cup 2020 ha dejado ya su impronta y lo ha hecho con un éxito deportivo y organizativo. ¿Y tú? ¿Qué opinas de este deporte? ¿Añadirías alguna otra conclusión?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes