La Serbia de Djokovic conquista la ATP Cup

La pareja balcánica formada por Djokovic y Troicki superan a Feliciano y Carreño para amarrar el título. Nadal, sin energía, lo vivió desde el banquillo.

Troicki y Djokovic lideran a Serbia hasta el triunfo. Fuente: Getty
Troicki y Djokovic lideran a Serbia hasta el triunfo. Fuente: Getty

La primera edición de la ATP Cup ya tiene dueño. La Serbia de Novak Djokovic se ha impuesto a España en el punto definitivo de la gran final liderados por el Nº2 de mundo, quien después de tumbar a Rafa Nadal en dos mangas, hizo lo propio junto a Viktor Troicki en el puso que les enfrentaba a Feliciano López y Pablo Carreño (6-3, 6-4). Una remontada que les otorga el título más importante como país desde que se alzaran con la Copa Davis en 2010. Por la otra parte, el conjunto de Francis Roig vivió con pena este desenlace y se queda a las puertas de combinar el éxito logrado en Madrid hace cincuenta días, lo que les hubiera puesto como la mayor potencial mundial del momento.

¿Y por qué no jugó Nadal? Esa es la pregunta que todo el mundo se hizo al ver arrancar el partido y no ver al de Manacor en pantalla. Él mismo se encargó de explicarlo en rueda de prensa: falta de energía y decisión de equipo. Es decir, que en las condiciones que estaba tras salir de su partido ante Novak, lo mejor era que otro jugador saltara a cancha para hacer su labor. Alguien como Feliciano, quien había cumplido siempre en los encuentros previos del torneo. ¿Tenía España más opciones de victoria con Rafa? Eso nunca lo sabremos, la única realidad es que sin él, España fue capaz de ganar todos los puntos de dobles que disputó en las otras eliminatorias. Teníamos colchón, aun sabiendo que la figura del Nº1 del mundo siempre puede darte un extra.

Yendo al partido, la fiesta empezó bien para los nuestros, con un break en el primer juego gracias a un error grosero de Troicki en la cinta. Inexplicable para un profesional de su talla, pero irrelevante al darse a esas alturas del partido. Pareció que los españoles estaban mucho más compenetrados en su tarea, aunque rápidamente se encargó Djokovic de voltear la situación. Totalmente entregado y motivado, el de Belgrado contagió a su compañero para remar de cara al triunfo, así es como le dieron la vuelta al marcador: del 1-3 abajo, al 4-3 a su favor. Y luego 5-3. Y 6-3. Incluso los dos primeros juegos del segundo set. En definitiva, una sangría serbia que aprovechó una pájara en la mente de los rivales. De repente, el panorama se oscureció tanto que hasta el rostro de Nadal cambió. Desde luego, no era el plan que tenía pensado a estas alturas del domingo.

Había tiempo por delante, pero hacía falta un cambio. Lo principal era empezar a ganar juegos y eso sí lo cumplieron. Con break abajo, pero al menos a la mínima distancia de ventaja del oponente. El tiempo se les terminó echando encima, con un Djokovic encantado de llevar el peso del partido, podría decirse que incluso de la eliminatoria. Si ese doble se estaba celebrando había sido gracias a él, así que lo justo era que él decidiera cómo terminaba. No bajó el pistó en ningún momento, tirando de toda Serbia, enfilada hacia el título. Ganó el mejor, pero la mejor noticia es que el calendario ha encontrado por fin un torneo de referencia en la primera semana de acción. Por muchos años más de ATP Cup.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes