Bautista nunca falla

El de Castellón inclina a Lajovic y deja la final en manos de Nadal y Djokovic. Sexta victoria en seis partidos para Roberto, un seguro de vida para España.

El grito de Roberto Bautista, invicto. Fuente: Getty
El grito de Roberto Bautista, invicto. Fuente: Getty

En su sexto partido en la competición, la sexta victoria de Roberto Bautista confirmó que el de Castellón pasa por la mejor etapa de su carrera. Con 31 años, el pupilo de Pepe Vendrell afrontaba hoy un duelo crucial ante Dusan Lajovic abriendo la gran final de la ATP Cup ante Serbia, un duelo que ha resuelto sufriendo en la primera manga y disfrutando en la segunda (7-5, 6-1). Un momento de forma espectacular que coloca a España por delante y deja todo en manos de los dos gladiadores del tenis. A continuación, Rafa Nadal tendrá en su mano zanjar la eliminatoria, siempre y cuando Novak Djokovic esté de acuerdo con sus intenciones.

Pasaba una cosa en el partido de hoy y es que Roberto le tenía comida la batalla mental a Lajovic antes de entrar a pista. Sus tres precedentes en el circuito profesional habían caído del lado del tenista de Benlloch –además, los tres habían sido en superficie rápida, sobre cemento– un aviso de lo que podíamos encontrarnos esta mañana de domingo. Pero es que si nos remontamos a la etapa anterior de ambos, allá por 2012 cuando todavía disputaban eventos Challenger, Bautista también tenía apuntadas un par de victorias a su favor. Vamos, que a todas las alturas de la película entre estos dos había un jugador que era superior a su rival.

La vida cambia, ambos están ahora en situaciones completamente diferentes a las de hace unos años, pero tratándose de una final de ATP Cup, donde los países y la presión de la bandera juegan su papel, lo normal era que la tendencia se mantuviera todavía a su favor. Así lo pareció en los primeros juegos del encuentro, con un 3-0 de salida que envió rápidamente a Nadal y a Djokovic al vestuario a preparar el segundo plato del menú, pero aquello fue solo un espejismo. Lajovic se puso las botas y empezó a ganar confianza, apoyado en un público que mayoritariamente hoy estaba del lado balcánico. Igualó el marcador, apretó hasta el final del parcial y solamente tropezó en el momento de la verdad. Sacando para forzar el tiebreak, allí fue cuando a Dusan se le hizo de noche, donde Bautista terminó por conquistar el primer asalto.

No fue un golpe tan duro como el de ayer con De Miñaur, donde ceder el segundo set significó su final ante Nadal, pero está claro que perder de una manera tan cruel ese 7-5 iba a afectarle a un tenista que, de momento, no está muy curtido en partidos de tanta exigencia mental. De nuevo el castellonense vio la puerta abierta, olió la sangre y no se lo pensó. Un 4-0 de salida en la reanudación dejó tiritando a su rival, expectante en cada cambio de lado escuchando los consejos que le brindaban Zimonjic y Perlas. Su última barra de energía la dejó en busca de una remontada pero apenas consiguió sumar un juego, ya era demasiado tarde. Roberto se recompuso y cerró su sexta victoria individual de la semana. Jamás había ganado tantos partidos en un solo torneo. Un esfuerzo que coloca a España con ventaja para que Nada salte a pista en unos minutos con la posibilidad de abrochar la copa.

Comentarios recientes