Novak Djokovic: un serbio ejemplar

Uno de los seguidores serbios más ilustres del tenista balcánico habla sobre la influencia positiva de Djokovic en sus paisanos más jóvenes.

Novak Djokovic: un serbio ejemplar. Foto: Getty
Novak Djokovic: un serbio ejemplar. Foto: Getty

Se estima que la comunidad de serbios que viven en Australia oscila entre las 90.000 y las 150.000 personas. Entre ellos se encuentra Vladan Rovcanin, uno de los más ilustres seguidores de Novak Djokovic y que ha presenciado doce finales de Gran Slam disputadas por el tenista de Belgrado. En sportklub.rs han charlado con Rovcanin acerca de cómo el actual número 2 del ranking ATP ha sido el mejor embajador de su país alrededor del mundo y de qué manera ha influido en las generaciones más jóvenes.

La Guerra de Yugoslavia influyó negativamente en la imagen internacional de los serbios. "La primera vez que vine a Australia nadie hablaba sobre tu nacionalidad, pero en 1998, la historia cambio por completo. No oficialmente, a través de la política, sino en el comportamiento cotidiano. Los serbios éramos considerados aquí ovejas negras, podía sentirlo y era algo que me agotaba mentalmente".

La situación se recrudeció a las puertas del nuevo milenio. "Todo el mundo se mantenía alejado de nosotros, excepto los griegos, que siempre fueron muy solícitos con los serbios. La peor parte llegó en 1999, con el bombardeo de la OTAN sobre Yugoslavia, cuando la propaganda alcanzó su momento álgido en todo el mundo. Necesitaban justificarlo de alguna manera y, por supuesto, tenía que afectar a la sociedad".

La figura de Djokovic como símbolo de confraternidad. "La gente sentía vergüenza cuando decía que era de Serbia. Todo el mundo nos miraba como si fuéramos monstruos que sólo queríamos destruir todo y a todos. Es por eso que, durante toda su larga e ilustre carrera deportiva, Novak nunca ha sido chovinista; en todas sus entrevistas, muestra mucha cordialidad y afecto hacia otros países de la antigua Yugoslavia y considera a todos sus ciudadanos como personas amigas y vecinas. Nunca ha tenido una mala palabra hacia ellos".

Un serbio ejemplar. "Novak está muy orgulloso de sus orígenes y siempre ha demostrado que es un patriota que ama su país. A pesar de que no es un experto en kolo (baile tradicional de Serbia), bailó en uno de los programas más vistos de la televisión de Estados Unidos para mostrar sus raíces y su cultura. Eso es admirable".

El modelo a seguir para los más jóvenes. "Él ha tenido siempre mucha influencia en los adolescentes de entonces. Cuando gana y muestra con orgullo su bandera o la lleva en su equipación, tiene un efecto muy importante en nuestra gente aquí, especialmente en aquellos que tienen la misma edad que mis hijos (24, 20 y 16 años). Eso crea un interés en nuestra cultura y también en las raíces. No importa lo mucho que mi mujer y yo tratemos de enseñarles, porque ellos están creciendo en Australia y el factor clave que nos ayudó a nosotros y a otros muchos serbios aquí y en todo el mundo fue la figura de Novak Djokovic. Por eso, le estaré eternamente agradecido".

La hija mayor de Rovcanin asegura que Djokovic también es querido por la gente de otros países balcánicos. "Él es un auténtico caballero. Mi mejor amigo se llama Ivan y es de Croacia; él también admira y siente mucho afecto hacia Novak".

Comentarios recientes