Australia logra la clasificación en una eliminatoria dramática

Desgranamos en profundidad una eliminatoria que ha dejado partidos inolvidables y que se decantó en el dobles del lado de Australia.

Nick Kyrgios, protagonista ATP Cup 2020. Foto: gettyimages
Nick Kyrgios, protagonista ATP Cup 2020. Foto: gettyimages

Emoción, drama, sorpresas y un gran nivel de tenis. Es lo que cualquier torneo desea ofrecer y la ATP Cup 2020 está aunando todo eso y en el primer duelo de cuartos de final entre Australia y Gran Bretaña ha elevado su oferta a un estatus superior. Todo parecía indicar que el equipo local partía con un claro favoritismo, pero surgió la figura de Daniel Evans, tremendamente inspirado durante todo el torneo y que demostró haber comenzado el 2020 repleto de confianza. Su hazaña ante Álex de Miñaur, en uno de los partidos que se postula a ser de los mejores de toda la temporada, igualaba una eliminatoria que Nick Kyrgios había encauzado para los locales y ocasionaba que todo se decidiera en el dobles. Allí, la batalla entre Jamie Murray y Joe Salisbury frente a la dupla aussie formada por Kyrgios y De Miñaur no tuvo cuartel y terminó decantándose a favor de los australianos.

Suele decirse que no hay gloria sin sufrimiento y así pueden atestiguarlo los ganadores de esta eliminatoria de la ATP Cup 2020. La confianza en Nick Kyrgios era absoluta y el díscolo jugador de Canberra demostró que es un tenista totalmente fiable en eventos de equipo. Su motivación y concentración suben como la espuma cuando defiende los colores de su país y dio un sublime espectáculo ante un Cameron Norrie sin argumentos para poder ponerle en aprietos. En poco más de una hora resolvió el encuentro por un marcador de 6-2 6-2, dando espectáculo y consiguiendo una gran sintonía con el público, que se enganchaba a la eliminatoria confiando en que la joven promesa cerrara la eliminatoria sin necesidad de recurrir al decisivo dobles.

Pero no fue así porque en el camino de Australia se topó un jugador de otra época. El estilo sutil y preciosista de Daniel Evans alcanzó cotas de efectividad inimaginables hace unos años, cuando fuera suspendido por dar positivo en un control antidopaje por cocaína y estuviera más de una temporada sin poder competir. Este jugador tiene algo especial y está con un nivel de confianza e inspiración máximas en este torneo, que le hizo no desfallecer ante el desafío de un consistente Álex de Miñaur. Batalla de tú a tú entre dos jugadores de estilos contrapuestos, con alternativas constantes en el marcador y una capacidad de sacrificio y lucha por parte de ambos realmente destacada. Después de tres horas y media de partido no apto para cardíacos, Evans se hacía con el triunfo por 7-6 (4) 4-6 7-6 (2) y generaba un poso de inquietud notable en Sidney entre la parroquia local.

El público estaba entregado al espectáculo de una eliminatoria que se prolongó casi ocho horas. Lleyton Hewitt sorprendió al poner toda su confianza en Álex de Miñaur, a pesar del desgaste físico y mental que genera perder un partido como el que le enfrentó a Evans. El joven australiano alzó la voz y se postuló para formar dupla con Nick Kyrgios, relegando al banquillo a los dos especialistas, Guccione y Peers. Fue una decisión arriesgada y desde el inicio se vio que ninguno de los dos estaba especialmente cómodo en esta modalidad, evitando la red y abusando del juego de fondo ante dos especialistas como Jamie Murray y Joe Salisbury.

Nick y Álex jugaron con el corazón y supieron reaccionar a la pérdida de un primer set donde no estuvieron nada bien. Dominaron de principio a fin la segunda manga y llevaron el partido a un desenlace hollywoodiense, en un supertiebreak en el que todo un país contuvo la respiración, pendiente de un consuelo deportivo a los malos momentos que se están pasando con la plaga de incendios que azota la isla oceánica. De Miñaur elevó su nivel y jugó con valentía en la red, contexto en el que los británicos le buscaban una y otra vez.

La igualdad fue máxima y Murray tuvo en su mano ganar el partido, con una bola a un metro de la red y a placer que tiró fuera con punto de partido a favor. Luego fueron los australianos quienes desperdiciaron un contexto muy favorable, con Kyrgios sacando con bola de partido a favor, cuando Álex falló una volea sencilla. Los británico tuvieron otra al saque con 15-16, pero emergieron Nick y Álex con dos restos sublimes, para dar la vuelta al marcador y cerrar el encuentro por 3-6 6-3 18-16. Nick Kyrgios y Álex de Miñaur dan el pase a semifinales de la ATP Cup 2020 a Australia, en una serie repleta de emoción. Tenis en estado puro. España o Bélgica será su rival por una plaza en la gran final.

Comentarios recientes