Tomljanovic pone su meta en las segundas semanas de los Grand Slam

La australiana de 26 años quiere dar un paso adelante en su carrera en este 2020. “Salgo de cada entrenamiento con la sensación que de puedo estar arriba”.

Ajla Tomljanovic sueña con un 2020 brillante. Fuente: Getty
Ajla Tomljanovic sueña con un 2020 brillante. Fuente: Getty

Nunca estuvo entre las treinta mejores del mundo, nunca jugó unos cuartos de final de Grand Slam, ni siquiera sabe lo que es levantar un título oficial. Sin embargo, todo el mundo coincide en que Ajla Tomljanovic todavía tiene mucho que ofrecer al mundo del tenis. La australiana de 26 años, después de muchos vaivenes en su carrera, afronta el 2020 con la ilusión de consolidarse por fin en la zona alta de la tabla, pero antes hay que llegar a ella. En una entrevista con Tennis Australia, la jugadora expone cuáles son sus objetivos y dónde está el sueño que persigue como profesional.

Me gustaría tener más presencia en las segundas semanas de los torneos de Grand Slam, eso haría mejorar mucho mi clasificación. Es cierto que no me gusta establecer objetivos de ranking, así que lo que más deseo es impulsarme lo máximo posible en los eventos más importantes”, define la oriunda de Zagreb, quien tiene como mejor marca una cuarta ronda de Roland Garros alcanzada en 2014. Sin embargo, su mejor ranking no lo firmaría hasta el pasado mes de abril, donde llegó a colocarse como 39º del mundo en lo que terminaría siendo la mejor temporada de su carrera.

Y eso que el 2019 no terminó de la mejor manera posible, con la derrota por parte de Australia en la final de Copa Federación frente a Francia. Allí, Tomljanovic prestó por fin sus servicios a la bandera que ella sentía como propia, dejando como balance una victoria y una derrota. “Sentí una sensación casi obligada de ganar, no fue nada fácil salir a esa cancha y tener que lidiar con todo aquello. Al final, pese a todas las circunstancias que tuvimos a la espalda, me fui realmente orgullosa de mi papel en la final”, recuerda tras el 3-2 adverso con el que terminó la eliminatoria.

En el aspecto individual, sus 26 años revelan que lo mejor del camino puede que todavía esté por llegar. Sus cuatro finales perdidas y sus 300 victorias registradas bien merecen una recompensa que podría llegar esta temporada. “Cada vez que salgo de una pista de entrenamiento lo hago con la sensación de que puedo estar ahí arriba pero, al mismo tiempo, soy lo suficientemente realista como para entender que hay alguna razón por la que actualmente estoy en el puesto número 51 de la clasificación. Simplemente necesito rellenar algunas casillas, pero mi creencia hace mucho tiempo que está en mí, veo a diario de lo que soy capaz, lo único que me falta es encontrar la manera de ser más consistente”, opina la australiana.

Comentarios recientes