Stakhovsky revela cómo se gestó la nueva ATP Cup

El tenista ucranio destapa cómo el Grupo Kosmos propuso la idea hace años, para finalmente terminar asociándose con la ITF de manera sorprendente.

Sergiy Stakhovsky, miembro del ATP Council. Fuente: Getty
Sergiy Stakhovsky, miembro del ATP Council. Fuente: Getty

Una entrevista de Sergiy Stakhovsky con el medio local Ukrainian Tennis ha puesto sobre la mesa algunas ideas que desconocíamos sobre cómo ha llegado la ATP Cup al calendario oficial. Curiosamente, la idea nació del Grupo Kosmos de Gerard Piqué, aunque no encontraron una respuesta a las exigencias que ellos pedían. Más tarde, el ATP Council terminaría adoptando esta idea como propia y, paralelamente, Kosmos acabaría ligado a la ITF para revolucionar la nueva Copa Davis. Un pequeño entramado que sorprende y que el tenista ucranio explica perfectamente durante la charla.

Origen de la ATP Cup. “La idea de la ATP Cup fue concebida hace mucho tiempo y tanto Gerard Piqué como el Grupo Kosmos estuvieron detrás. Ellos vinieron a la ATP a presentar su proyecto. Al Consejo de Jugadores nos gustó mucho, además Kosmos ofreció una gran suma de dinero: 50 millones de dólares. Además, otros 30 millones irían destinados a la ATP. Estuvimos durante un año trabajando en ese proyecto, hablando con los jugadores, a todos les gustaba la idea. Queríamos crear una alternativa a la Copa Davis, era un hecho”.

Disputa por las fechas. “El principal objetivo era liberar a los jugadores de la obligación de jugar la Copa Davis para llegar a los Juegos Olímpicos. Nos pusimos en contacto con el COI para presentarles esta nueva forma de clasificar a las Olimpiadas, cuando de repente Kosmos nos dijo: ‘Ok, está todo perfecto, pero nosotros preferimos nuestras fechas’. Nos ofrecieron tres fechas: la semana después de la final de Copa Davis, la semana de la final de Copa Davis o la semana de Navidad. Claro, ellos pagan, pueden proponer la fecha y todas las cosas que quieran, pero así no conseguirían que fueran los mejores jugadores. Y sin ellos la competición no tiene sentido”.

La postura de Kosmos. “Kosmos apareció con un escrito garantizando pagos por tres años para llevar a cabo el torneo durante esos días. Hablaron con los jugadores pero todos dijeron lo mismo: no importaba el dinero que ofrecieran, no iban a jugar en esas fechas bajo ningún concepto. Era una fecha demasiado tardía, poco realista, destruiría por completo la pretemporada. El Consejo de Jugadores anunció su decisión a Kosmos, sugiriendo la posibilidad de encontrar una fecha mejor. Al fin y al cabo es nuestro calendario, podemos toquetearlo para hacerle un hueco al evento, pero nunca al final de temporada. Sin embargo, Kosmos dijo que de ninguna manera”.

Una figura anónima, clave para destapar el tinglado. “Un día, uno de los miembros del ATP Board (alguien que ya no continúa en la actualidad) comenzó a coaccionarnos: ‘Mirad, chicos, nos han ofrecido tres años de garantía, los jugadores que no sean top vendrán, cogerán el dinero y el evento se llevará a cabo de todas formas’. Más adelante fue cuando nos dimos cuenta que este miembro estaba tan interesado en el proyecto porque se estaba beneficiando de él. Esta persona estuvo promoviendo la idea; mientras tanto, yo y Gilles Simon no dábamos crédito, no entendíamos cómo podía llevarse a cabo algo que estaba destinado a fallar. Fue divertido ver cómo algunos miembros del ATP Board no tenían ni idea de lo que estaban haciendo. Finalmente, declinamos la oferta de Kosmos… pero no la idea. Hablamos con el líder de la ATP y le pedimos que buscara un sponsor. Estábamos seguros de que los jugadores estarían encantados de formar parte de un evento así, siempre y cuando se encontraran las fechas”.

Decisión final. Hablamos con el torneo de Doha, con Karim Alami, pero no estaban interesados. También hablamos con Larry Alison, al frente del torneo de Indian Wells, pero quería llevarnos a California en el mes de enero, algo que no era viable. Por último, Australia ofreció la menor cantidad de dinero porque entendieron que tenían las fechas más convenientes. Pero, además del dinero del premio, Australia sugirió algo que nadie había ofrecido: compartir las ganancias del torneo al 50-50. No había un precedente como este en todo el tour, esto fue lo que nos hizo decantarnos por Australia. Además se repartirán 750 puntos para el ganador, que serán 1000 cuando se termine el estadio de Sydney. Es un gran evento, el circuito necesita torneos por equipos. Sí, la Copa Davis es genial, emotiva, pero ha sobrevivido como ha podido con su formato. En la Región Asia-Pacífico querían apostar por algo realmente nuevo para el tenis”.

El cambio drástico de la ITF. “Desde el Consejo hemos hablado mucho con la ITF para mejorar el formato de Copa Davis. Propusimos mantener el ganador cada dos años, es muy difícil habiendo tantos partidos, todos lo quieren jugar pero físicamente no es posible. La respuesta del comité de la Copa Davis siempre fue la misma: ‘No, esto son tradiciones, nuestros patrocinadores no aprobarán esto, todo seguirá como está'. Más tarde, cuando Kosmos se acercó a ellos, el presidente de la ITF emitió un comunicado de prensa sobre los próximos cambios, sin hablar con el comité de la Davis y sin hablar con ningún patrocinador. Ni Rolex, ni BNP Paribas, ni Adecco sabían que Kosmos se estaba convirtiendo en un socio de la ITF y que se crearía un nuevo formato. Inicialmente, estaba seguro que en la Asamblea General de la ITF no tendrían cabida esos cambios, eran una revolución demasiado global. Sin embargo, después de hablar con Gerard Piqué, durante mucho tiempo nos intentó convencer de abandonar el plan de la ATP Cup y unirnos todos en un torneo, ahí es cuando entendí que su idea saldría adelante. Me dijo que sabía cómo funcionaba la FIFA y que recibirían los votos. No sé ni quiero saber a lo que se refería pero, como se vio después, su votación fue aprobada con éxito”.

Un futuro en el aire. “Luego llegó Novak Djokovic y comenzó a promover activamente la idea de combinar la Copa Davis y la ATP Cup en un solo torneo, sugiriendo que se desarrollara en la semana de la Laver Cup, pero insistimos en que ya se había firmado un acuerdo con los australianos y que era mejor para nosotros realizar un torneo propio, separados de la ITF. Con Australia tenemos un contrato de diez años, aunque luego los copropietarios pueden mover el torneo donde quieran. Pueden llevarlo a China, a Europa o a cualquier lugar, pero antes deberán siempre acordarlo con los jugadores. A día de hoy, creo que el formato, el lugar y las condiciones para los jugadores en este torneo son casi perfectos”.

Comentarios recientes