Nadal sentencia a Georgia

Victoria solvente del balear ante Basilashvili para darle a España el primer triunfo de su grupo. El Nº1 del mundo solo sufrió para cerrar el encuentro.

Rafa Nadal en su partido ante Basilashvili. Fuente: Getty
Rafa Nadal en su partido ante Basilashvili. Fuente: Getty

España cerró su primera victoria en la ATP Cup superando a una Georgia que lo intentó con todas sus armas pero que demostró estar muy lejos en el primer duelo y falto de experiencia en el segundo. El baile de Roberto Bautista fue apoyado minutos después por Rafa Nadal, el número 1 del mundo, capaz de desactivar a un gran Nikoloz Basilashvili (6-3, 7-5) y firmar el mejor arranque posible de temporada para el conjunto de Francis Roig. Ahora, con el dobles todavía por disputarse, el propio Nadal y Pablo Carreño unirán sus fuerzas para poner el broche de oro a una eliminatoria notable desde el principio.

En solo un juego, Basilashvili ya hizo más que Metreveli en todo su partido. Vale que no están los dos en el mismo ranking, pero tampoco lo tenían el rival del otro lado de la red. Nikoloz, con su habitual tranquilidad, saltó a pista y lo primero que hizo fue firmar un break. No era el plan de entrada del español, desde luego, pero para eso tiene una mente privilegiada que le permite conectarse cuando antes a los partidos, impidiendo que la situación empeore más. Rápidamente ganó en temperatura el zurdo de Manacor, igualando el break y trayendo la calma al RAC Arena.

Tampoco fue sencilla la remontada, ya que Basilashvili es de esos jugadores que se van encontrando cómodos con la intensidad, aunque finalmente terminó ahogándose. No fue hasta el 3-3 donde el número 26 del mundo se vio tan agobiado que entregó el testigo y entendió que quizá, en este momento, Nadal sigue estando un escalón por encima del resto, por lo que sea. Esto se ve simplemente con ver la cara de todos sus compañeros de equipo, incluidos sus dos entrenadores. La sonrisa de quien sabe que, pase lo que pase, Rafa sabrá encontrar la fórmula y el momento de contrarrestarlo. Así lo hizo de nuevo en la segunda manga, logrando ponerse con break a favor en el quinto juego.

Parecía que lo más complicado ya estaba hecho, que era volver a meterse en la mente de Nikoloz y recordarle aquellos duelos severos del pasado donde se tuvo que marchar de la pista con apenas un juego en la cartera. Esta vez no sería una victoria tan cruel, ya que esa ya la habíamos presenciado en el turno anterior. El líder georgiano conectó algún derechazo oportuno con la intención de reengancharse a un imposible, incluso recuperó toda su desventaja y logró pasar del 2-5 abajo al 5-5 con servicio. Un buen intento, pero el líder del circuito masculino ya tenía la solución en su cabeza. Recorrió con sudor los últimos metros y se fue a celebrarlo con los suyos. España gana así su primera serie de esta nueva ATP Cup, aunque todavía nos quede por presenciar un interesante punto de dobles sin ningún tipo de presión.

Comentarios recientes