Maria José Martínez: "Me gustaría seguir vinculada al tenis"

La ex jugadora española hace un balance exhaustivo de su carrera profesional tras su reciente retirada del tenis profesional.

Después de que María José Martínez Sánchez colgara la raqueta con 37 años a finales del pasado mes de diciembre, la ya ex tenista murciana habló con Eurosport sobre lo que ha supuesto su carrera deportiva. La oriunda de Yecla explicó de qué manera había influido la maternidad en su carrera deportiva y cuáles son sus planes a medio plazo tras haber cerrado su etapa como deportista de élite.

La idea de retirarse. "No es un asunto que debas tomar a la ligera, es algo que tienes que reflexionar. En las navidades pasadas, antes de viajar a Australia, ya estuve planteándome mi continuidad en el circuito. El torneo de Singapur fue el último que jugué junto a mi pareja de dobles, Andreja Klepac, aunque después volvimos a asociarnos. Sentí ese vaivén como un punto de inflexión. En Sídney nos fue muy bien y también hicimos un buen papel en el Open de Australia. Sin embargo, en Miami nos despedimos definitivamente".

Su última temporada en el circuito. "Era un momento en el que no encontraba ninguna pareja que me convenciera y entonces surgió la posibilidad de jugar con Sara. La conjugación de su juventud y su energía con un perfil más experimentado como el mío conformaba una idea bastante atractiva. De hecho, ya en nuestro segundo torneo, Rabat, conseguimos llevarnos el título. Desafortunadamente, en Wimbledon se lesionó y entonces continué la temporada junto a Darija Jurak".

La decisión definitiva. "Conforme pasaban los torneos, sentía que ya no tenía apenas motivación. Ese sentimiento persistió hasta que el pasado 22 diciembre colgué la raqueta. El hecho de no haberme consolidado junto a ninguna jugadora fue uno de los motivos que condicionaron mi decisión pero, en cualquier caso, era algo que ya sopesaba tiempo atrás".

Una lesión de rodilla dificultaba su continuidad. "Aunque todo el mundo pensaba que en 2013 abandoné el tenis por mi embarazo, lo cierto es que fue una intervención en la rodilla lo que me mantuvo alejada de las pistas tanto tiempo. En 2015 volví a jugar pero ya solamente en categoría de dobles. Creo que fue una decisión acertada".

La experiencia le ayudó a disfrutar más del tenis. "Ambos períodos fueron diferentes, no puedo decantarme por uno. Es cierto que la segunda etapa fue más satisfactoria para mí, porque yo era una jugadora más experimentada y eso te hace enfocar la situación de una forma más madura, sin tanta presión".

La motivación para volver. "Era un clima de bastante incertidumbre, porque necesitaba un respiro. La decisión de regresar al circuito no era una prioridad en aquel momento. Cuando me decido a volver, fue porque pensé que no podía irme del tenis con una sensación tan frustrante, obligada por las lesiones; en el último tramo de 2014 recibo una propuesta para disputar una competición por equipos en Francia. Esa experiencia me animó bastante, porque me di cuenta que aún tenía la capacidad para seguir ganando partidos. Entonces, sentí que era el momento de regresar, y así lo hice al año siguiente en el torneo de Miami".

Maternidad y tenis. "Ser madre lo complica todo un poco. Tienes ganas de estar siempre con tu hija, aunque también eres consciente de que tu carrera deportiva te va a restringir mucho. En la ATP es diferente, porque los jugadores no son los gestantes. Sin embargo, aunque hay algunas jugadoras que siguen en activo tras su maternidad, son muchas las que se retiran por este motivo".

El apoyo incondicional de su pareja. "Yo tuve la suerte de tener a mi lado a mi marido, que siempre me apoyó y se quedó al cuidado de la niña; que un padre renuncie a su trabajo por este motivo no es algo que se vea todos los días".

Los Grand Slams se le resistieron. "La verdad que me queda esa cuenta pendiente con los Grand Slams; en dobles me sentía con más posibilidades, puesto que en categoría individual la cosa estaba muy difícil".

Las dos jugadoras con las que mejor se compenetraba en pista. "Nuria Llagostera y Andrja Klepac han sido las dos compañeras con las que mejor me he complementado en una pista de tenis; con Nuria siempre sentí que conectábamos realmente bien y con Andreja también sentí mucha complicidad desde el primer momento".

El futuro de las doblistas españolas. "El dobles es una categoría para la que hay que prepararse específicamente; es necesario el desarrollo de una visión muy estratégica y para ello es imprescindible dedicarse de lleno a esta categoría. En España tenemos a Sara Sorribes, Georgina García, Lara Arruabarrena y Aliona Bolsova, que tienen capacidad suficiente para estar entre las cincuenta mejores si se lo proponen".

Un futuro vinculado al tenis. "Me gustaría seguir vinculada a este deporte. Sería genial poder llegar a ser capitana de Fed Cup porque, además, es una labor que puedes alternar con otros quehaceres puesto que no requiere una dedicación tan exhaustiva. La faceta de entrenadora también me atrae, pero el hecho de estar tanto tiempo fuera de casa es lo que no me convence del todo".

El momento más especial de los últimos veinte años. "El nacimiento de mi hija ha sido el momento más significativo de los últimos veinte años de mi vida. Es un cambio brutal en tu vida, supone un aluvión de emociones impresionante, una experiencia que requiere sacrificio pero que compensa muchísimo".

Comentarios recientes