El nuevo Consejo de Jugadoras luchará por el aumento salarial en la WTA

Las nuevas representantes de las jugadoras y otras figuras del mundo del tenis hablan acerca de la situación actual del tenis femenino.

El nuevo Consejo de Jugadoras luchará por el aumento salarial en la WTA, Foto: Getty
El nuevo Consejo de Jugadoras luchará por el aumento salarial en la WTA, Foto: Getty

Después de la nueva composición del nuevo Consejo de Jugadoras de la WTA, cinco de sus ocho integrantes debutan en esta faceta; Sloane Stephens, Madison Keys, Donna Vekic, Aleksandra Krunic y Gabriela Dabrowski se unen a Johanna Konta, Anastasia Pavlyuchenkova y Kristie Ahn. Uno de los principales objetivos que se han marcado estas ocho tenistas es la mejora de las condiciones salariales a nivel global dentro del circuito WTA. Algunas de ellas ya se han pronunciado al respecto, así como otros protagonistas relacionados con el mundo de la raqueta.

Naomi Osaka asegura que el nombramiento de Stephens era un hecho. "Sabía que Sloane iba a ser elegida porque siempre se me acercaba y me pedía que votara por ella (ríe)"

A principios de este año, en el Australian Open, Stephens ya demostró que tenía cualidades para pertenecer al Consejo de Jugadoras cuando fue a quejarse a la organización tras haber derrotado a Petra Martic, porque su rival estaba desplomada en el suelo, llorando. "Tenía que hacerlo. Estaba defendiendo a mis compañeras. No tengo miedo a decir lo que siento o cómo me siento, creo que es necesario hablar las cosas. Si nadie iba a dar la cara por una compañera, to estaba dispuesto a hacerlo".

Uno de los miembros del Consejo de Jugadores de la ATP, Vasek Pospisil, cree que la ATP y la WTA deben estar en contacto. "Si hablas de los Grand Slams, son torneos con cuadros masculinos y femeninos. Creo que sería contraproducente no tener comunicación con ellas".

Stephens reivindica unas mejores condiciones para todas las jugadoras y destaca la cantidad de jugadoras jóvenes que hay en el ranking WTA. "Siento que las jugadoras que están por debajo de nosotras y que luchan un poco más, también merecen más, porque son parte de nuestro circuito. El hecho de haber tenido una buena experiencia con 17 y 18 años influyó mucho en mi forma de pensar. Ahora la tendencia está cambiando un poco, el circuito se está volviendo un poco más joven y creo que las jugadoras necesitan un poco de apoyo. Lo más importante será asegurarme de que tengan ese apoyo".

Kristie Ahn es una jugadora cuya mejor posición en ranking ha sido 87ª. La norteamericana habla sobre las dificultades a las que se enfrentan las jugadoras en su día a día. "El contexto actual es difícil. La jugadora número 150 del ranking WTA debería, al menos, poder ganarse la vida jugando al tenis. Para mí esto es simplemente inaceptable. Incluso en la cima del tenis femenino, si miras lo que hacen las jugadoras comparado con otros deportes y sin patrocinio... ¿Cómo podemos hacer que el tenis crezca? ¿Cómo podemos conseguir más público, no sólo en Grand Slams, sino también en el resto de torneos WTA? ¿Cómo podemos ampliar el mercado?".

Por su parte, Donna Vekic confía en que cada vez más jugadoras tomen conciencia y, al menos, manifiesten su opinión acerca de la situación actual. "Algunas jugadoras con las que hablo no les importa nada, pero espero que eso cambie. Nadie del Consejo de Jugadoras me habló antes como jugadora, y eso me resultó un poco extraño. Definitivamente, intentaré cambiar eso y trataré de que las jugadoras estén más interesadas para ver cuáles son sus opiniones".

Aleksandra Krunic narra de primera mano la precaria situación a la que está expuesta una jugadora fuera del top 100. "Si yo voy a Nanchang, gasto 1.000 dólares en mi vuelo, 2.000 dólares en mi entrenador y su hotel, llego a cuartos y me quitan el 25 por ciento del premio en metálico por los impuestos, me quedo a cero. Así es la situación de la jugadora promedio. No es fácil jugar un torneo cuando, en realidad, la mayoría de las veces, no ganas dinero esa semana. Si estás en semifinales, son cuatro jugadoras que pueden ganar dinero en el torneo. Entonces, de 32 jugadoras, sólo el 15% puede ganar dinero esa semana. Es duro, por eso estás menos motivada y por supuesto que también hay frustración".

La jugadora serbia defiende que hay muy buen tenis más allá del top 10 y que los aficionados deberían apoyarlo. "La gente debería ver a las jugadoras número 80, 160 o número 10 por las mismas razones; todas tienen cosas buenas, buenos puntos, grandes golpes y muchas cualidades. Sólo de esta manera tendríamos un mejor circuito, más patrocinadores y más dinero. No podemos enfocarnos sólo en 10 jugadoras, porque el tenis femenino es mucho más que eso".

El CEO de la WTA, Steve Simon, aboga por el entendimiento entre las jugadoras y los torneos. "No creo que haya una desconexión entre los torneos y las jugadoras. Nuestro objetivo es que las jugadoras y los organizadores de los torneos vean la situación con la misma óptica, ya que las jugadoras suelen tener una visión más cortoplacista y los torneos más largoplacista".

Simon confía en que todas las partes afectadas estén buscando soluciones para que el aficionado tenga una mejor experiencia. "Estoy seguro de que las jugadoras y los torneos están trabajando juntos de manera muy constructiva y respetuosa con las necesidades de cada parte, tratando de encontrar soluciones que, a fin de cuentas, supongan un mejor producto para los aficionados".

LA APUESTA del día

Comentarios recientes