Margaret Court vuelve a atacar al colectivo LGTB

La míticia jugadora australiana continúa con su campaña de descrédito hacia la prensa que defiende la libertad de la comunidad LGTB.

Margaret Court ataca al colectivo LGTB. Foto: gettyimages
Margaret Court ataca al colectivo LGTB. Foto: gettyimages

Lo ha vuelto a hacer. Margaret Court continúa dispuesta a levantar un polvorín de polémica allá donde va, defendiendo con bravura sus posturas impopulares y extremistas. Considerada por muchos como la mejor de la historia al ostentar el récord de 24 títulos de Grand Slam ganados a nivel individual, la australiana entró a formar parte de la disciplina de la Iglesia Católica tras retirarse y, con el paso de los años, ha promulgado sin rubor su opinión acerca de diversos asuntos; desde el tratamiento de la prensa a críticas por matrimonios del mismo sexy que llegaron a supone un ataque deliberado a Casey Dellacqua, tenista que tuvo un hijo con su esposa.

Su imagen sigue degradándose y TennisAustralia asiste incómoda al declive de un mito en la opinión popular. Seguramente Craig Tiley no estará nada cómodo con las últimas declaraciones de Court recogidas por Ubitennis, donde se lanza a por la prensa que ampara la libertad de expresión y diversidad sexual, mientras que se muestra en contra de que transexuales puedan competir en el deporte femenino. "Nadie debería poder cambiar su sexo porque Dios nos hizo así. Si dejamos que además de hacerlo puedan competir en deportes profesionales, generarán un gran perjuicio a la sociedad. Me pongo triste cuando veo a esos jóvenes que toman hormonas y deciden cambiar de sexo sin la reflexión suficiente", asevera una mujer que llegó a señalar que el circuito WTA está "repleto de lesbianas" y que Martina Navratilova encarnó un "mal ejemplo" para las generaciones venideras.

"Es vergonzoso cómo se me trata cuando expreso mi opinión, que además no es solo eso, sino la palabra de Dios. Todos aquellos que alzan la voz contra mi forma de entender de vida odian a Dios. Desgraciadamente, el diablo se hace presente en la prensa, la política, la educación y la televisión, pretendiendo controlar a todo el país e imponer su forma de entender la vida. Quieren controlarnos a todos y cuando ruge una voz disonante como la mía se encargan de desprestigiarme", argumentó una Margaret Court que a sus 77 años parece decidida a continuar beligerante y perder gran parte del prestigio ganado en la pistas. Es preciso recordar que el Open de Australia 2020 rendirá un homenaje a Court, después de los rumores acerca de la posibilidad de retirar su nombre a una de las pistas más importantes del torneo.

Comentarios recientes