ATP: Las derrotas más sonadas

Repasamos algunas de las victorias más sorprendentes de la temporada 2019 en el circuito ATP. ¿Cuál crees que significó la mayor sorpresa del año?

Tsitsipas pudo con Federer en Australia. Fuente: Getty
Tsitsipas pudo con Federer en Australia. Fuente: Getty

Poco a poco vamos completando este serial de la temporada 2019 donde siempre recolectamos lo más llamativo que nos deja el curso tenístico ATP. Hoy nos centraremos en cuáles fueron las derrotas más sonadas del año, aunque realmente deberíamos entenderlas como las victorias más sorprendentes. Se vea desde un flanco o desde el otro, los seis partidos que a continuación anotaremos tienen un mismo punto común: todos ellos tuvieron un desenlace inesperado. Hemos intentado no repetir protagonistas, para que el artículo invite a pensar que cualquiera de los jugadores top es vulnerable a tener un mal día en la oficina. Incluso varios.

Stefanos Tsitsipas a Roger Federer en el Open de Australia. Ganar en 2017 fue una proeza, repetir éxito en 2018 resultó casi un milagro, pero encadenar tres coronas consecutivas en Melbourne era un reto que incluso Federer entendía como algo irreal. En algún momento se cortaría su racha y el encargado de confirmar esta teoría fue Tsitsipas en cuarta ronda. El griego, totalmente inexperto en estas lides, dio la gran sorpresa inclinando a su espejo, a su ídolo, propinándole al suizo el primer trago amargo de la temporada. Curiosamente, él sería también el último hombre en derrotarle en 2019 y, una vez más, lo haría salvando tropecientas bolas de break.

Philipp Kohlschreiber a Novak Djokovic en Indian Wells. Aunque parezca extraño, el serbio sufrió varias derrotas peculiares esta temporada (Bautista, Medvedev, Tsitsipas) pero voy a quedarme con la de Philipp, la que reafirmó que Novak no mostraría la misma solidez que años anteriores en la gira de marzo. Fue en California, un lugar donde no suele fallar, el momento donde un Kohlschreiber casi olvidado logró tumbarle diez años después. Un doble 6-4 que hoy todavía nos cuesta creer, aunque lo sucedido diez días después en Miami no hizo mejorar la situación del balcánico.

David Ferrer a Alexander Zverev en Miami. Dos jugadores separados por quince años de diferencia y, sin embargo, conectados a través de sus carreras. Todo empezó en Hamburgo 2014, donde el alicantino mandó a la lona por primera vez al alemán siendo un pipiolo. Pero el niño creció y empezó a ganar a todos. En Acapulco, por ejemplo, Zverev sumaba este febrero su cuarta victoria seguida ante Ferrer, pero la quinta se le resistiría semanas más tarde en Miami. Un hombre con la mente en la retirada salió a pista sin presión, sin pensar, simplemente salió a jugar. David logró apartar al Nº4 del mundo y así demostró que su adiós no venía por una ausencia de competitividad, eran otros motivos los que le hacían marcharse. En mayo, cuando llegó Madrid, no podía ser otro que Sascha el que pusiera el punto y final a una trayectoria brillante.

Fabio Fognini a Rafa Nadal en Montecarlo. Solemos destacar siempre al italiano a la hora de enumerar las bestias negras de Rafa Nadal, aunque ‘solo’ cuente con tres victorias sobre él, las tres en 2015. Hacía tiempo que no le daba un susto y éste iba a llegar en Montecarlo, uno de los templos sagrados del manacorense. El resultado es de los más duros que se recuerdan estando el español en una pista de tierra batida (6-4, 6-2), ya se veía que no iba a ser el comienzo de gira al que nos tenía acostumbrado. Una tarde desastrosa de uno, una hora y media de inspiración del otro, dos factores que chocaron para que saltara la sorpresa. Más tarde, en el partido por el título, Fognini acalaró que no había llegado hasta tan lejos para nada, levantando su primer Masters 1000 con 31 años.

Kevin King a Grigor Dimitrov en Atlanta. Sí, ya lo sé, ver a Dimitrov en una lista como esta no parece lo más novedoso, un clásico en estos últimos años de las sorpresas negativas. Sin embargo, el búlgaro tocó fondo este verano en un torneo tan amable como el ATP 250 de Atlanta, donde partía como uno de los candidatos a llegar lejos, a darle la vuelta a una situación fuera de control. Pero allí apareció Kevin King, número 405 del ranking, para darle un nuevo golpe moral al de Haskovo, derrotándole en dos mangas y haciendo todavía más sangrante la herida. Luego en Nueva York se quitaría todas las espinas pisando semifinales y superando a Federer por el camino, aunque aquella tarde negra en Georgia seguro que tardó varios días en desaparecer.

Emil Ruusuvuori a Dominic Thiem en Copa Davis. No todo el circuito sucede en la ATP, también hay que mirar lo que pasa en la competición más importante por países de la historia. La fase final de la Davis no nos regaló grandes sorpresas, pero si lo hicieron las fases de clasificación durante el verano. En Espoo se cruzaron Finlandia y Austria, con un Thiem en su peor parte del año cediendo a manos del 163 del mundo, el joven Ruusuvuori. El marcador no pudo ser más claro, 6-3 y 6-2, una carta de presentación ideal para el finés a nivel internacional, aunque luego Austria terminara llevándose la eliminatoria en el quinto punto.

Podríamos añadir otras derrotas a esta lista, pero mejor dejar abierto el debate para vosotros. ¿Qué derrota pensáis que fue la más sorprendente del año?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes