Mayar Sherif quiere poner a Egipto en el mapa del tenis en 2020

Inmersa ya en el top 200, la prometedora tenista egipcia, toda una pionera en su país sueña hacerse un hueco en la élite y debutar en los Grand Slams.

La egipcia protagonizó una gran subida en el 2019.
La egipcia protagonizó una gran subida en el 2019.

La globalización del tenis tiene estas cosas. Maravillosas a todas luces. Y es que un país sin apenas tradición tenística como es Egipto consta ahora de una jugadora con gran proyección a sus 23 años y con hambre y ganas de seguir creciendo y ser una habitual del circuito WTA. Estamos hablando de Maya Sherif, de la que ya en verano contamos su peculiar historia ligada a la universidad en Estados Unidos. El medio emiratí The National ha realizado una entrevista a la joven tenista cairota que a buen seguro va a dar que hablar en 2020.

Como ya hemos dicho, la historia de Mayar Sherif la habíamos contado con todo lujo de detalles allá por el mes de agosto donde además recogíamos las palabras de su entrenador, que es español, Justo González, con el que entrena desde hace algún tiempo en Elche tras pasar por la academia de Juan Carlos Ferrero. La progresión de esta jugadora ha sido realmente meteórica con grandes resultados a nivel universitario y más tarde también a nivel ITF acumulando una racha de 26 victorias al hilo con 45 sets seguidos ganados.y en total siete torneos ITF ganados.

Mayar no puede esconder su sorpresa ante tales resultados que le han hecho romper la barrera del top 200 de la WTA. "Esperaba poder llegar a donde he llegado e incluso más, pero lo que no esperaba es hacerlo tan rápido", cuenta la egipcia. "Sabes cuando te sientes hambrienta por ganar partidos, hambrienta por adquirir un mayor nivel, cuando deseas ganar. Y yo estaba en ese estado", declara Sherif sobre este 2019 que debería servirle de catapulta para el 2020 que aguarda a la vuelta de la esquina.

Quizá, uno de los hitos más importantes en este año tan prolífico para ella ha sido la disputa de los Juegos Africanos. Y es que en ellos estaba en liza una plaza para otros Juegos mucho más importantes, los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. La empresa podía ser relativamente sencilla dado el nivel que estaba mostrando la egipcia, pero a la presión añadida por conseguir esa plaza para Tokio se le sumó una infección que le obligó a jugar todo el torneo con antibióticos. Nada pudo frenarla, salió de la ciudad marroquí de Rabat con la medalla de oro y con un billete para la capital japonesa con fecha el próximo verano.

"Fui a Marruecos sabiendo que tenía que ganar y sentía cierta presión por ello", cuenta Mayar. "Era la mejor jugadora y por ello me veía obligada a ganar. Y el poder jugar los Juegos Olímpicos y hacer historia. Fue algo que nunca habñia experimentado y fue bueno para mí porque aprendí a como jugar con ese tipo de presión", admite la cairota, que será la primera de su país en unos Juegos en la disciplina de tenis.

¿Qué podemos esperar de Mayar Sherif en 2020? Intentará sí o sí estar por vez primera en un cuadro final de Grand Slam, empezando por Australia donde jugará la fase previa. "No quiero que esto se me meta demasiado en la cabeza. Y es que si no es algo que luego me puede explotar en la cara", reconoce la egipcia. "El objetivo para el 2020 es entrar entre las 100 primeras. Pero no es el objetivo final porque sé que puedo ser mejor aún. Podré tener un mal año, pero lo más importante que tengo el nivel para poder competir a más alto nivel. Que pueda mejorar, y no estancarme, eso es lo más importante", deja claro Mayar Sherif.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes