Novak Djokovic y su encomiable labor humanitaria

El serbio comienza una nueva campaña de recaudación con fines solidarios y reflexiona acerca de los éxitos y objetivos de su Fundación.

Novak Djokovic, labores humanitarias. Foto: gettyimages
Novak Djokovic, labores humanitarias. Foto: gettyimages

Una referencia mundial del deporte ostenta una tremenda responsabilidad social que debe afrontar con aplomo. Ser ejemplo de millones de personas acarrea la obligación moral de ser ejemplificante, devolver parte del cariño recibido por todo el público y contribuir al bienestar social. No son pocas las personas que se ahogan en su propio éxito y terminan por perder la percepción de la realidad. No es el caso de Novak Djokovic, que a través de su Fundación canaliza una gran cantidad de proyectos humanitarios y sociales en busca de mejorar la vida de los más jóvenes. Serbia comienza a cicatrizar las heridas de la guerra que azotó el país hace más de dos décadas, pero quedan heridas aún abiertas en cuanto a integración social y oportunidades de muchos niños para tener una vida plena y feliz. Son esas las carencias que se propone Djokovic cubrir y en los que quiere hacer un ejercicio de concienciación.

"Cada niño es un ser humano único y repleto de potencial y talentos que deben ser descubiertos. Tenemos la obligación de apostar por ello e intentar contribuir a mejorar el mundo. Estamos decididos a seguir invirtiendo en la educación de los más jóvenes, empoderarlos y contribuir a que tengann una sólida formación profesional y personal", dijo el balcánico, muy implicado en la nueva campaña de recogida de fondos. El pasado año superaron los 100.000 dólares, cifra que se proponen volver a batir en esta ocasión. Con su primer jardín de infancia abierto para niños en riesgo de exclusión social abierto en febrero del 2019, la Fundaciñon dirigida por Jelena Ristic está en proceso de abrir un nuevo centro, esta vez en la localidad de Indija.

Será el centro 45 abierto y gestionado por la fundación, habiendo impactado en 22.000 niños y 1.500 maestros. "Tenemos la firme misión de asegurar la igualdad de oportunidades para todos los niños de nuestro país y cada sonrisa que nos brinda uno de los niños a los que ayudamos es el mejor motor posible para continuar", aseguraron tanto Novak Djokovic como su mujer, Jelena, en un reportaje realizado en la web de la ATP. No cabe duda de que esta preocupación y esfuerzo del serbio es una labor encomiable cuyos objetivos van cumpliéndose poco a poco.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes