Una pretemporada en Equelite

La Academia Equelite de Juan Carlos Ferrero nos abre las puertas para enseñarnos su metodología a la hora de diseñar la pretemporada de sus jugadores.

Juan Carlos Ferrero durante un entrenamiento. Fuente: Equelite
Juan Carlos Ferrero durante un entrenamiento. Fuente: Equelite
Patrocinado por:

Se acabó la temporada y es hora de desconectar durante unos días pensando ya en los objetivos del curso que viene. El día que vuelva la competición, el contador de puntos volverá a ponerse a cero para todo el mundo, pero las armas de cada jugador deberán estar ya bien afinadas. Hablamos del famoso mes de diciembre, un período vacacional y de relax siempre y cuando no seas tenista profesional. Hace ya tiempo que la importancia de hacer una buena pretemporada se ganó el lugar que merecía dentro del programa, una idea que conocen y transmiten a la perfección en la Academia Equelite de Juan Carlos Ferrero, donde el taller lleva ya unos días abierto para poner a punto a todos sus competidores.

Ante un tema tan apasionante y desconocido para el gran público, Punto de Break se presenta en Villena para debatir con Alberto Lledó (head fitness coach) y Fran Martínez (coach) cómo es posible que lo bueno o lo malo que suceda en 2020 pueda depender del trabajo realizado en estas últimas semanas de 2019.

Pónganse en la disyuntiva de contar con casi sesenta jugadores y tener que ponerlos a punto a todos ellos. Cada uno con sus dimensiones, sus capacidades, sus límites, pero todos buscando la misma meta: alcanzar su máximo potencial para luego mostrarlo en pista durante la temporada. “Cada jugador está rodeado de un equipo multidisciplinar muy importante, todos tienen voz”, señala Alberto, el preparador físico referente de la Academia. “Está claro que en mi área, yo marcaré mis objetivos. El entrenador marcará los suyos, el nutricionista los suyos, el fisioterapeuta los suyos y así con todos. Luego los ponemos de acuerdo y se los presentamos al jugador para ver si acepta o propone algún tipo de cambio”, explica el murciano.

Una cadena se acciones en la que se busca forzar al tenista sabiendo siempre dónde están los límites. “Antes de empezar la pretemporada, hacemos una prueba de esfuerzo individual para conocer los umbrales aeróbicos y anaeróbicos y así ver hasta dónde podemos exprimir a cada jugador. También vemos que el corazón esté bien, que esté capacitado para aguantar ese estrés y así evitar cualquier tipo de riesgo. Claro que se exprime al jugador, pero dentro de unos límites, siempre con una coherencia”, añade Alberto, pieza clave en la Academia desde hace una década.

Sentado a su lado, Fran Martínez nos descubre por qué es tan importante la pretemporada en el tenis. “Si no la más importante, te diría que es una de las partes más importantes del año. Es la etapa donde se hacen esos pequeños cambios y mejoras que luego durante el curso son más difíciles de tomar. Es también el momento en el que llenas la mochila otra vez a nivel físico y a nivel tenístico, donde recargas la botellita de oxígeno que luego te puede hacer falta”, subraya el hombre por el que pasaron talentos como Nicola Kuhn, Roberto Carballés o Mario Vilella en la actualidad.

“Hay diferentes fases dentro de una pretemporada. La primera fase estaría orientada hacia la mejora física, sin que intervenga la movilidad. Cuando se va alargando la pretemporada ya va cobrando más importancia el componente técnico-táctico, bajando importancia el físico. Por suerte, ahora durante el año podemos seguir trabajando el físico, ya no solo en pretemporada, esto ayuda mucho al tema de la prevención de lesiones”, anticipa el ilicitano.

“Al final, en pretemporada es cuando el jugador está más tiempo sin competir, entonces tiene más tiempo para mejorar las cualidades físicas básicas, como la resistencia y la fuerza”, señala Lledó. “El tenis se ha vuelto un deporte más físico, la gente cada vez corre más, es más difícil hacer winners, cada vez le pegan más fuerte a la bola. Físicamente son súper atletas, si quieres resistir estás obligado a tener todas las piezas: potencia, explosividad, resistencia y agilidad. Los tenistas están abocados a ser como los jugadores de NBA: altísimos, fuertes, grandísimos y, al mismo tiempo, rápidos y ágiles. El objetivo es construir un atleta”, sentencia.

¿Hacer una buena pretemporada te asegura firmar un gran temporada? No siempre. ¿Hacer una mala pretemporada tendrá consecuencias durante la temporada? Afirmativo al 99’9%. “Puedes sufrir desde lesiones hasta no conseguir mejorar, quedarte estancado, pérdida de confianza, meses que se te escapan… una mala pretemporada puede lastrarte una temporada entera. Sobre todo en el tema de las lesiones, como no aproveches bien esas 6-8 semanas puedes originar una nueva lesión al jugador. Hay que llevar mucho cuidado con los cambios que se proponen, los cambios de materiales y las cargas físicas”, asegura Martínez.

Alberto, encargado de rastrear la evolución de cada jugador en estos últimos años, explica las diferencias de programas entre diferentes perfiles. “Con Carlos Alcaraz, por ejemplo, lo más importante es que coja esa rutina de trabajo profesional que todavía no tiene, tanto por orden como por horas de entrenamiento, recuperación, disciplina nutricional, suplementaria, entrenamiento invisible, etc. La resistencia es uno de los focos más importantes a mejorar, ya que este será el último año donde pueda trabajarlo por el tipo de torneos que está jugando. La fuerza también, pero sobre todo la resistencia. En el caso de Mario Vilella, ocho años mayor, hemos visto que ha terminado la temporada sufriendo mucho en los terceros sets. De cardio habría que mejorarlo un poco, pero de fuerza va sobrado. Trabajaremos también la prevención de lesiones porque físicamente ya está formado. Potencia le sobra, así que pondremos más el foco en la movilidad en pista”.

Prevención de lesiones, otro concepto novedoso que se ha convertido en indispensable para el tenista profesional. “Prevenir una lesión se consigue desarrollando un buen trabajo físico en el gimnasio, con sus buenos calentamientos, estiramientos, sesiones de fisioterapia, ejercicios compensatorios, controlando las cargas… en definitiva, manteniendo una constante comunicación con el preparador físico, que el trabajo vaya a la par y de manera fluida”, garantiza Lledó, aunque con eso no es suficiente. “Luego también depende mucho del jugador y ese entrenamiento invisible que decía Alberto. Hay jugadores que salen de la pista y piensan que se ha terminado el entrenamiento, pero hay que comer bien, hay que hidratarse, hay que estirar, hay que dormir las horas que tocan… eso también suma. O mejor dicho, luego no te resta”, acompaña Martínez.

Juan Carlos Ferrero, retirado hace siete temporadas, hoy dirige los hilos de una Academia que no para de crecer. Su experiencia también le sirve para examinar el paso del tiempo, a comparar su época con la de ahora, aunque hay conceptos que nunca cambian. “En términos generales, no ha habido demasiados cambios en lo que respecta al trabajo en pretemporada. Antes se trabajaba más o menos los mismos aspectos, tal vez ahora se hagan un poco más largas, aunque siempre dependiendo de la edad que tenga el jugador. Se van cambiando ejercicios por la evolución de los cuerpos, la modernización de las máquinas y los descubrimientos de nuevas informaciones, pero si hablamos de la carga y la intensidad física, es prácticamente la misma”, apoya el ex número 1 del mundo.

Ahora ya sabéis de la importancia de una buena pretemporada, qué conceptos se tratan y qué plazos se marcan. Eso sí, no en todos los lados se trabaja igual. “Lo bueno que tenemos en Equelite es que está todo el equipo junto”, sostiene Alberto. “Yo he visto casos donde el preparador físico va por su cuenta, el fisioterapeuta es el amigo de la familia y el entrenador está en la pista. Yo desde el gimnasio, si veo a Fran en pista, con una mirada ya sé lo que me quiere decir, porque llevo ocho años trabajando con él. A nivel deportivo, la Academia tiene mucha experiencia. La coordinación de todo el staff es lo que hace que el trabajo sea de calidad. El gimnasio está aquí, la pista allí y el fisio en la puerta de al lado. Todo sucede aquí, no se escapa nada”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes