Jaume Munar “A nivel de aprendizaje, ésta ha sido mi mejor temporada”

El balear hace balance de una temporada con altibajos pero con final feliz. “Volver a los Challengers me hizo valorar lo difícil que es ganar un partido en ATP”.

Jaume Munar volvió a terminar la temporada dentro de los cien mejores. Fuente: Getty
Jaume Munar volvió a terminar la temporada dentro de los cien mejores. Fuente: Getty

La temporada 2019 de Jaume Munar nos sirve para subrayar un día más lo complicada que es la vida del tenista. El mallorquín disputó 33 torneos este año, pero solamente en uno de ellos evitó la derrota. Precisamente, en el último que jugó, el Challenger de Montevideo, donde recogió en forma de título los frutos al esfuerzo entregado a lo largo de once largos meses. Un calendario que entregó al español sus mayores alegrías en la élite, pero también sus primeras decepciones. Los famosos altibajos del tenista profesional que, por suerte, tuvieron un final feliz. De nuevo dentro de los noventa mejores del ranking, el de Santanyi reserva un hueco para Punto de Break tras su vuelta de vacaciones y así desgranar las emociones vividas en su último curso como profesional.

“Empecé el año muy bien, ganando partidos en torneos ATP, jugué bien muchas semanas pero no llegué a hacer ningún gran resultado. Al US Open llegué con muy pocas victorias en los tres últimos meses, así que decidimos volver a los Challengers por un tema de confianza y de puntos”, valora acerca del momento crítico donde entendió que tocaba un cambio al verse fuera del top100. “También era un reto personal por ver que el nivel de los Challengers lo tenía ya consolidado. A diferencia del año pasado, creo que ahora cuando juego un Challenger voy con garantías de hacerlo bien, siendo uno de los favoritos y con pretensiones de ganar, aunque en algunos lo he hecho mejor y en otros peor. Esta etapa no tiene nada que ver con la anterior, aunque todavía soy un chico joven y tengo que aprender de todas ellas. Dar un paso atrás también te ayuda a valorar que cuando estás jugando los torneos ATP tienes que aprovecharlo al máximo, ya que son oportunidades únicas”, manifiesta el balear.

Una misma temporada partida en varias dinámicas. En los seis primeros torneos del año, Jaume pisó los cuartos de final en cuatro ocasiones. Todo parecía funcionar y el objetivo del top50 se acercaba antes de tiempo, pero esa regularidad se torcería con un racha de nueve derrotas consecutivas entre abril y julio. “La carrera del tenista es muy larga, uno tiene que pasar por momentos de todo tipo. Sí es verdad que de repente subí muy rápido, nunca había terminado un año con peor ranking que el curso anterior, todo estaba siendo relativamente fácil”, avala Munar desde su experiencia. “Mis objetivos para el año próximo, y para todos los que vengan, son luchar al máximo por estar arriba y por cosas grandes, empezando por el top50 y luego ir subiendo poco a poco. Lo que me tranquiliza es que 2019 lo terminaré con un ranking similar al de 2018, pero como jugador he madurado muchísimo, soy infinitamente mejor en muchos aspectos de tenis, sé que el año que viene gestionaré mejor ciertas situaciones”.

Empezó el calendario siendo Nº81 y lo terminará siendo Nº87, por lo que el objetivo de mantenerse dentro de los cien mejores está más que cumplido. Eso sí, nada hubiera sabido igual sin el broche puesto en Uruguay en esa última semana de acción. “Montevideo fue una semana realmente complicada. La realidad estuvo en aceptar que venía cansado después de jugar muchísimos torneos este año. Empecé muy bien la temporada pero la segunda mitad no estaba siendo buena, no me encontraba a gusto. Lo que más destacaría de esa semana es la capacidad que tuve para aceptar que venía mal y luchar al máximo con lo que tenía. Estoy contento de haberme reencontrado a mí mismo y no solo a nivel tenístico, también a nivel personal. Creo que competí muy bien del primer al último partido, superando situaciones de derrota en cada ronda, eso me hace estar especialmente contento”, recuerda el español de una semana donde superó a nombres como Kovalik, Collarini o Delbonis.

Pero su 2019 no solo tuvo novedades dentro de la pista, también las tuvo en la grada. Un contratiempo –que en realidad estaba más que estudiado­­– hizo que Javi Fernández tuviera que acompañarle durante algunos torneos. “Mis dos entrenadores siguen siendo Pedro Clar y Tomeu Salvà, ellos se reparten las semanas al 50% durante todo el año. Lo que pasó en verano es que Pedro fue padre y entonces entró Javi para hacer esas semanas. Javi es mi mejor amigo desde que tenía 10 años, le encanta el tenis y quiere dedicarse a este mundo”, explica la novena raqueta española de la clasificación. “Ahora puedo decir que me ayudó un montón, a nivel tenístico y a nivel de apoyo personal. Me ayudó a reencontrarme conmigo mismo después de unos meses complicados, él es la persona que mejor me conoce e hizo que volviera a disfrutar compitiendo, que volviera a enfocarme en mis objetivos. No es de mi equipo directamente pero sí representa una figura importante en mi círculo”, confiesa el que fuera subcampeón de Roland Garros Junior 2014.

Son todavía 22 años en las piernas de Jaume Munar, aunque escuchándole hablar uno entiende que está tratando con una persona avanzada a su edad. “Ésta ha sido la temporada que más difícil se me ha hecho a nivel mental, la más larga y la más dura. Al mismo tiempo, sería mi mejor temporada a nivel de aprendizaje, un año que recordaré siempre y que me ayudará a gestionar mejor algunos momentos, tanto los buenos como los malos. Tener que volver a los Challenger me hizo valorar lo difícil que es disputar los torneos de mi primera parte del año, lo que cuesta jugar y ganar partidos a nivel ATP”, garantiza el diestro. “Sobre todo, creo que he consolidado muchísimo mi manera de jugar, mi nivel de juego, mi estado mental. He conseguido salir de los malos momentos, me he superado a mí mismo, eso también es importante. Es un año del que puedo extraer múltiples conclusiones y que me hará ser mejor en el futuro”.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes