Un recogepelotas y un error que le costó 50.000 dólares

Este recogepelotas recibió la famosa raqueta rota de Serena en la final del US Open 2018 y la malvendió sin saber que su precio real era de 50.000 dólares.

Justin Arrington-Holmes y Serena Williams. Foto: Instagram
Justin Arrington-Holmes y Serena Williams. Foto: Instagram

Justin Arrington-Holmes. Quizá ese nombre no les diga nada pero a día de hoy, este chico de 21 años y estudiante de Medicina en Estados Unidos estará todavía lamentándose por lo ocurrido y es que este chico fue el recogepelotas que recibió la famosa raqueta destrozada de Serena Williams durante la final del US Open 2018, cuando la norteamericana la rompió en aquél momento acalorado cuando todo sucedió ante Naomi Osaka. Justin vendió la raqueta y lo que no pensaba es que valía al menos cien veces más del precio por el que la vendió.

La noticia ha corrido como la pólvora en Estados Unidos y es que el ex-recogepelotas reconoció al New York Times que la vendió tiempo después por 500 dólares. Lo que él pensaba que era un precio más que interesante para una raqueta rota, se vino abajo al descubrir que la raqueta ha terminado en una web de subastas a un precio inicial de 2000 dólares y se comenta que para cuando acabe la subasta, el día 7 de diciembre, el precio de la raqueta podría alcanzar incluso los 50.000.

En la entrevista, Justin asegura que ojalá pudiera volver atrás y no haber vendido nunca la raqueta. "Ojalá alguien me hubiera ayudado con el proceso. Yo no estoy familiarizado con esto y no sé cómo funciona. Solo quería deshacerme de ella y ganar algo de dinero para mis estudios", comenta el estudiante, que cuenta que hizo amistad con la tenista durante su tiempo en el US Open desde 2013 y que eso hizo que Serena le diera la raqueta rota.

"Metí la raqueta en mi armario y me olvidé de ella. No fue hasta este año cuando la vendí a Brigandi Coins y Collectibles, en Manhattan. Me ofrecieron 500 dólares por ella y los acepté. No fue hasta hace unos días cuando me enteré de la subasta y del precio real de la raqueta", admite el chico, al que seguro le costará olvidar que tuvo durante casi un año en su armario una pieza valorada en unos 50.000 dólares y que malvendió por calderilla,

Comentarios recientes