Nitto ATP Finals 2019. Análisis de las semifinales

Desgranamos todas las claves que pueden determinar el devenir de los duelos entre Federer contra Tsitsipas, y Zverev ante Thiem.

Roger Federer busca la final de Nitto ATP Finals 2019. Foto: gettyimages
Roger Federer busca la final de Nitto ATP Finals 2019. Foto: gettyimages

El tenis brindará una de esas jornadas inolvidables al mundo que quedan grabadas a fuego en la memoria colectiva de todos los aficionados a este deporte. Las Nitto ATP Finals 2019 afrontan su último día de competición con una ofensiva total de los jóvenes, un jaque al poder establecido como pocas veces se había visto en los últimos tiempos. Tan solo un miembro del Big3, Roger Federer, estará presente en la lucha a cuatro por el título en un evento sacudido por el gran rendimiento del vigente campeón, Alexander Zverev, así como de dos hombres, Stefanos Tsitsipas y Dominic Thiem, llamados a encabezar ese ansiado por muchos y temido por otros, relevo generacional. No han podido hacerlo en los Grand Slams, pero se proponen derrocar al "Antiguo Régimen" del tenis mundial en el torneo de maestros. Procedemos a analizar pormenorizadamente todos aquellos detalles que pueden ser determinantes a la hora de establecer quién sale vencedor en cada uno de los dos encuentros.

Roger Federer vs Stefanos Tsitsipas. Cuarto capítulo de una rivalidad íntima y llena de matices

Son la viva imagen de la proporción, del tenista ideal que se desliza por la pista como si un mano de nubes amortiguara sus pasos y elevara su tenis a los cielos. El mejor de la historia para muchos se ve las caras con un tenista en el que se aprecian similitudes en cuanto a juego, inteligencia en pista y actitud. Roger es el gran ídolo de Stefanos, pero la admiración dejó paso a la rivalidad más férrea una cálida noche de enero en Australia, este mismo año. Fue allí donde el griego demostró al mundo que tiene tenis para dar y tomar, y que está listo para asaltar la cima. Lo ha confirmado con una temporada sublime en la que sus crisis de juego y resultados se han visto acompañadas de profundas reflexiones y sosegadas autocríticas.

Roger Federer acude con el aval que supone dar una exhibición de otro mundo en su duelo con Djokovic. Fue un regalo del cielo ver al helvético desplazarse por la pista y golpear la pelota en un partido simplemente perfecto. La incógnita es si podrá hacer algo similar ante un jugador descarado, atrevido y repleto de confianza. La derrota de Stefanos Tsitsipas ante Nadal en un partido muy exigente a nivel físico y mental pueden ser un lastre para sus intereses, después de que Roger haya gozado de todo un día libre para descansar. En sus dos últimos encuentros, Federer impuso su ley (en Dubai y Basilea), pero nada como un gran escenario para ver un nuevo desafío por parte del joven heleno.

Claves del partido

Reveses a una mano, capacidad natural para subir a la red y una agresividad innata forjada en su descomunal talento. Comparten manera de entender el tenis y aunque sus golpes y gestos técnicos sean diferentes, el esquema de ambos es lo más parecido que puede existir entre el juego de una leyenda de 38 años y un joven aspirante de 21. Será determinante la clarividencia al servicio que demuestren, así como empezar bien cada set. Si Roger es capaz de sentirse competitivo al resto desde el inicio tendrá mucho ganado; el factor del aprovechamiento de las bolas de break entrará en juego con más fuerza que nunca. Roger perdió en Melbourne después de desaprovechar hasta 13 oportunidades de rotura en las dos primeras mangas, lo que relanzó en confianza al griego. Si no pudiera ganar algunas de las que tenga, el fantasma puede acudir a la mente del suizo.

Dominic Thiem vs Alexander Zverev. Equilibrio aparente, emoción asegurada

Duelo de estilos apasionante el que asegura una segunda semifinal en la que resulta casi imposible hacer pronósticos. El catarro que pareció atenazar a Thiem hace unos días podría haber remitido, como también la resaca del éxito que supuso encadenar triunfos ante Federer y Djokovic. Por parte del germano, no ayuda nada haber disputado su último encuentro en la jornada nocturna del viernes, pero estos jugadores tienen capacidad de sobra como para recuperar y llegar en plenitud de garantías a un partido que puede ser determinante en la carrera de ambos. Dominic busca certificar con un título su hazaña en el round robin y demostrar que ha dado un salto de calidad lejos de la tierra batida, mientras que Alexander busca revalidar título.

Y es que parecía impensable hace meses que Alexander Zverev pudiera estar luchando por el título aquí, incluso lo era el verle como clasificado. La crisis existencial que atravesó el germano durante gran parte del año ha sido maquillada en los últimos meses, y es evidente que todo ha cambiado. Sigue habiendo detalles por pulir como las excesivas dobles faltas y una cierta falta de consistencia con su drive, pero el germano es capaz de brillar en una pista donde el pasado año ganó el título, derrocando a Federer y Djokovic. Por su parte, Dominic Thiem ha asombrado esta semana con un tenis mucho más agresivo y perfectamente amoldado a la rapidez de la pista. Su mayor madurez y experiencia acumulada desde hace años ya pueden ser un gran aval para un partido que se presupone igualado.

Claves del partido

Si el austriaco es capaz de seguir golpeando a la bola como lo hizo en sus dos primeros encuentros del torneo será difícil vencerle. El patrón de juego de ambos será procurar llevar la iniciativa en el punto y meterse en pista poco a poco. Dominic buscará sin descanso el drive de su rival, mientras que Alexander debería ser valiente y buscar la red más de lo que puede hacerlo de manera habitual. Todo lo que no sea estar pletórico al servicio supondrá un tremendo lastre para Zverev, que buscará acortar puntos y ser muy agresivo. La frescura de piernas de Thiem puede ser determinante ya que el austriaco necesitará frenar las acometidas de su rival y no abusar de los reveses cortados si no quiere perder pista. Se han enfrentado en 7 ocasiones, con un balance de 5-2 a favor del austriaco.

Comentarios recientes