Simona Halep: “No estoy decepcionada con mi temporada”

La rumana hace balance de una temporada irregular apoyado en su gran triunfo en Wimbledon. “He aprendido que tengo que ser más consistente”.

Simona Halep en su última rueda de prensa del año. Fuente: Getty
Simona Halep en su última rueda de prensa del año. Fuente: Getty

No decimos ninguna barbaridad al confesar que la temporada de Simona Halep podría haber sido mejor. Sí, es verdad que ganó Wimbledon, pero ahí quedó toda su gloria. Y no nos referimos solo a los títulos o no títulos, sino a la paso atrás que dio en el resto de los Grand Slams, la caída en el ranking WTA o la ausencia de regularidad en según qué momentos del calendario. La rumana, más relajada que de costumbre, pareció tomarse el calendario sin presión, y eso le dio momentos buenos y otros no tanto. Sobre este balance habló la propia jugadora en Tennis.com antes de tomarse unas merecidas vacaciones.

“No estoy decepcionada, ni conmigo misma ni con el año, sobre todo si lo comparo con la temporada 2018. De hecho, este año he aprendido que tengo que ser más consistente, tanto en los entrenamientos como en el trabajo diario. Esta temporada veo que he tenido demasiados altibajos. Tal vez sea porque llevo ya seis años en la cima y, durante todo ese tiempo, jamás tuve un descanso mayor de tres semanas. Ahora es cuando puede decir que empiezo a sentirlo mentalmente y también físicamente”, manifestó la tenista de 28 años.

Esa comparación que comenta Simona y que, en una primera lectura, no le sugiere nada, a otras personas sí que nos revela ciertas diferencias. Curiosamente, tanto en 2018 como en 2019, la rumana logró las mismas victorias en Grand Slam (15), por lo que aquí no podemos decir nada. En cuanto a los títulos, donde siempre suele tener bastante protagonismo, este año solo le vimos conquistar la hierba de Wimbledon, superficie completamente opuesta a la que normalmente suele dominar. Solo en Madrid se quedó cerca del trono, pero Bertens la superó en la última ronda. Por no hablar de su último tramo del calendario, donde no fue capaz de superar los cuartos de final en ninguno de los seis torneos que disputó después de ganar en Londres. ¿Relajación? ¿Conformismo? Lo que sea, pero esos cuatro meses fueron las que alejaron de la lucha por el Nº1, una batalla en la que siempre debería estar.

“Al final de la temporada sentía que me estaba cayendo a pedazos, era como que en cada parte del cuerpo tenía algo, aunque a estos niveles de competición es algo normal. Al final, terminé lesionándome en Asia. Después de pasar por esta situación nueva, me siento más segura para lo que venga, estoy motivada de cada a 2020”, responde de inmediato la de Constanta, apoyándose en la mala suerte que tuvo de agosto a octubre por culpa de las lesiones. Aun así, terminar entre las cuatro mejores es de un mérito increíble. No pudo estar en tantas finales como le hubiera gustado, pero también podrá decir que solo hubo tres mujeres que lo hicieron mejor que ella. Todo depende del grado de exigencia que una se quiera poner.

Pero el descenso de Halep en la clasificación no viene provocada por sus resultados. En tenis, como en todos los deportes, para que alguien baje, otros tienen que subir, y la de Constanta vio cómo en este 2019 aparecieron ciertas jugadoras con más fuego en los ojos que los suyos. Talentos como Naomi Osaka, Bianca Andreescu o Ashleigh Barty encontraron su lugar en el circuito por el hambre de triunfo que mostraban. Al final, cuando alguien se mueve en la élite, son los pequeños detalles los que definen temporadas. Si la de Simona no fue mejor (aunque sigue siendo un curso espectacular) fue porque otras pusieron más deseo, más horas o más ganas. “A este paso, no creo que se mantenga en el top10 en 2020”, leí el otro día en Twitter tras su eliminación en Shenzen. La verdad es que, por un momento, pensé lo mismo. Por dudas como ésta, el aficionado se frota ya las manos esperando que llegue cuanto antes el próximo mes de enero.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes