Analizamos la nueva raqueta Wilson Blade V7 98 16x19

Comentamos al detalle los puntos fuertes de la nueva raqueta de Wilson, fabricada con una nueva tecnología que ayuda a mejorar el control de pelota.

Analizamos la nueva raqueta Wilson Blade V7 98 16x19. Foto: Wilson
Analizamos la nueva raqueta Wilson Blade V7 98 16x19. Foto: Wilson
Patrocinado por:

Durante este último mes hemos estado probando la nueva raqueta Wilson Blade V7 98 16x19, y la verdad es que desde mi punto de vista, es una de las mejores raquetas que he probado jamás. Se nota muchísimo los avances que Wilson está logrando en los últimos años a nivel técnico en la mejora de las raquetas y con esta Blade V7 98 lo han hecho genial.

Claramente, podemos destacar de la nueva Blade que es una raqueta que combina la potencia y el control. Cuando la agarras por primera vez con la mano, tienes la sensación de que a pesar de que pesa 305gr, tiene un gran equilibrio y la puedes manejar de forma fácil.

Su innovadora tecnología FeelFlex, basada en la técnica patentada del carbón mapping colocada en puntos específicos del marco de la raqueta, nos proporciona una mayor sensación con la pelota y a la vez sientes que la raqueta es muy flexible. Todo esto te ayuda a generar potencia incrementando en un 20% la flexibilidad horizontal, lo que permite tener más control, y un 12% la vertical, haciendo que se puedan imprimir mayores efectos a la bola. Además, la estabilidad se ha visto incrementada en un 11,4%, algo que ofrece la posibilidad de imprimir más potencia a los golpes.

A nivel visual, el diseño de la nueva Blade V7 98 es una combinación de un verde Volt (llamativo), gris y el negro mate, lo que nos muestra una raqueta formal, bonita y elegante. Cuando golpeas, esta estética de colores produce un mejor seguimiento de la línea de la mano cuando realizas el movimiento del golpe, algo que ya hemos tenido con otras raquetas Wilson que hemos probado. En el uso de los colores, Wilson siempre acierta.

El tacto de la raqueta es suave, igual que la Wilson Pro Staff que probamos anteriormente y eso te proporciona sensación de confort en las manos. La raqueta cuenta con un patrón de cuerdas de 16x19, lo que nos proporciona la posibilidad de darle potencia y efecto a la pelota.

Vamos a lo más importante, a cómo reacciona la raqueta cuando estamos en juego. La Blade V7 98 te da una gran sensación de control. En grandes términos, con ella en la mano tienes la sensación de que cuando realizas el golpe, puedes dirigir la bola donde quieres. La raqueta no dispara después de cada golpe, por decirlo así. Es decir, la pelota se siente y se agarra bien a la raqueta y consigues la dirección que necesitas aplicándole la potencia que consideres según la situación de juego.

A nivel personal, cuando golpeaba la pelota, tenía la sensación de que podía acelerar al máximo la raqueta y el golpe iba controlado. La sensación es que la bola va exactamente donde quieres que vaya sin que se te vaya demasiado.

Un aspecto interesante a destacar es la zona dulce que nos proporciona la Blade V7 98. Es una raqueta que ha mejorado notablemente la tolerancia de las cuerdas respecto a sus antecesoras. Tienes un margen más amplio de golpeo por lo que podemos decir que no es una raqueta exigente. No necesariamente necesitas pegarle justo en el centro de las cuerdas como sucede con otras raquetas, sino que la Blade te da margen de error a la hora de golpear. Esto ayudará a que esta raqueta pueda ser usada por un público más amplio.

Otro de los aspectos que más me ha gustado es el sonido. A nivel auditivo, es muy importante el golpeo para tener un buen control del juego y que eso te ayude a sentirte cómodo en pista y el sonido de esta Blade es impresionante. La percepción es que la raqueta no tiene vibraciones y que el impacto es limpio y contundente. Cuando la golpeas suena un “pop”, para entenderlo de una forma más coloquial.

Centrándonos en la manejabilidad, podemos decir que el peso de la cabeza de la raqueta es menor, por lo que podemos conseguir acelerar la raqueta y darle la velocidad que consideremos a la bola. Gracias a que podemos manejar la raqueta de forma rápida, eso nos permite conseguir golpes con mucho efecto y además, con mucho control.

En cuanto a su rendimiento al servicio, es una raqueta ideal para conseguir saques potentes. Por la forma en la que tiene repartido el peso, nos permite generar potencia con comodidad a la hora de realizar el saque y además, de cara al resto, podemos bloquear también con cierta facilidad los saques del rival.

Quisiera hacer un pequeño énfasis en este área ya que me he llamado la atención al resto que cuando recibía el saque, la raqueta me generaba la fuerza suficiente como para aguantar la bola. Este aspecto es causado gracias al Carbon Mapping, tal y como comentaba antes. Esta tecnología consiste en concentraciones de carbono en puntos concretos de la cabeza de la raqueta, lo que hace es que la torsión de esta sea más estable. Cuando la raqueta impacta sobre la pelota tienes mayor resistencia ante el impacto de la misma, y consigue mayor contundencia ante golpes potentes como puede ser el saque.

Para el juego de red también es muy buena raqueta, ya que su manejabilidad y sonido nos permite desenvolvernos bien en la red con ella, tanto a nivel de direcciones como de control.

En líneas generales, si quieres una raqueta manejable, de calidad y que tenga control sin olvidar la potencia, la Blade V7 98 16X19, es una raqueta muy a considerar. Como decía al inicio del artículo, me ha sorprendido muchísimo y es de las mejores que he probado. Si tenéis la oportunidad de haceros con ella, en cuanto llevéis unos minutos jugando notaréis la diferencia respecto a otros modelos.

Comentarios recientes