Ganar a Novak Djokovic en pista dura: misión -casi- imposible

Solo nueve hombres han sido capaces de derrotar 3 o más veces al serbio en pista dura. Analizamos quiénes son y qué hace el juego de Nole tan especial en estas canchas.

Ganar a Novak Djokovic en pista dura: misión -casi- imposible. Foto: Getty
Ganar a Novak Djokovic en pista dura: misión -casi- imposible. Foto: Getty

Al igual que es extremadamente difícil derrotar a Rafa Nadal en tierra batida o a Roger Federer sobre césped, vencer a Novak Djokovic sobre pista dura es una de esos grandes desafíos que tiene el tenis moderno. El serbio posee unos números absolutamente brutales sobre este tipo de pistas con 673 partidos disputados, de los cuales se llevó la victoria en 565 de ellos, lo que suma un 84% con 56 títulos a sus espaldas. Su tenis está adaptado a la perfección para jugar en este tipo de canchas y si echamos la vista a los jugadores que han podido ganarle en tres ocasiones o más, son muy pocos los que han podido hacerlo.

Así nos lo cuenta OnlyRogerCanFly en Twitter, que nos detalla que solo nueve hombres pueden decir que han ganado en tres o más ocasiones a Nole sobre pista dura y si pudiéramos sacar ciertas conclusiones al ver sus nombres es que todos ellos tienen un juego muy particularmente ofensivo. Estos hombres son Mikhail Youzhny, Roberto Bautista y Juan Martín del Potro, con tres victorias cada uno, Stan Wawrinka con cuatro, Andy Roddick con cinco, Jo-Wilfried Tsonga con seis, Rafa Nadal con siete, Andy Murray con 8 y Roger Federer con 17, el que más veces pudo superar a Nole en canchas duras.

De todos ellos, quizá Rafa Nadal y Andy Murray tengan un juego menos ofensivo que el de Djokovic, pero en hablamos de dos jugadores muy especiales, con un nivel defensivo brutal desde el fondo, capaces de alternar exageradamente bien la transición defensa-ataque, algo al alcance de muy pocos. El resto, son o han sido todos tenistas con un ritmo de bola muy alto, y en mayor o menor medida, con un juego muy agresivo. Esta parece ser la única forma de vencer a Nole en pista dura, estando acertado a la hora de buscar el golpe ganador, con un saque potente y quitándole la iniciativa cuando se pueda al serbio.

De Novak dicen que podría ser el mejor jugador sobre pista dura de la historia. 10 de sus Grand Slams han venido sobre este tipo de superficie (7 en Australia y 3 en Nueva York) mientras que 24 de sus Masters 1000 llevan su firma en pistas duras (5 Indian Wells, 6 Miami, 4 Canadá, 1 Cincinnati, 4 Shanghái y 4 París-Bercy) pero, ¿qué hace que el juego de Djokovic sea tan especial para la pista dura y a sus rivales les cueste tanto ganarle?

Su cuerpo (o su genética) le hacen adaptarse a la perfección a estas canchas. Súper atlético y flexible, es incluso capaz de deslizarse en este tipo de superficie y realizar un juego quizá solo a su alcance. Se agarra al fondo y se muestra como una pared, devolviéndolo todo, y se apoya muy bien en ambos lados de la pista para devolver bolas muy profundas y poder tomar el control de la pelota si lo necesita. Uno de sus puntos fuertes es que es capaz de jugar diferentes versiones, o la defensiva o la atacante (e incluso ambas a la vez en un mismo punto) y eso hace que sus rivales no dejen de pensar cómo ganarle un punto.

Djokovic es capaz de conquistar la línea de fondo como muy pocos lo hacen. En los últimos años ha aprendido a no perder pista y jugar siempre muy cerca de la línea de fondo, lo que hace que sus rivales se sientan ahogados, tomando la pelota muy pronto y no perdiendo terreno. Empujarle hacia atrás es casi tarea imposible y eso es algo que se recompensa muy bien en pistas duras.

No tiene debilidades en ningún lado de la cancha. Mientras muchos usan su revés para defenderse y ganar tiempo, Nole es capaz de encontrar huecos donde no los hay con este golpe. Casi se podría decir que tiene precisión de cirujano tanto para el paralelo como para el cruzado, que encuentra ángulos con muchísima facilidad por la forma de apoyar su pierna izquierda al golpearlo.

Aparte de todo esto, lo que le hace ser tan letal en pistas duras no puede ser otra cosa que su físico y su mentalidad. Hubo momentos en el pasado donde Nole alcanzó un punto tan alto de juego en pistas duras que si hoy vemos sus vídeos uno no puede sino asombrarse por la velocidad que puede alcanzar moviéndose por la pista, llegando a todo e imprimiendo un ritmo de pelotaa brutal. No es de extrañar que ganase casi siempre en pistas duras y es que sus oponentes no veían la forma de derrotarle, ya que a todo eso se le unía una fuerza mental tan fuerte que ni yendo dos sets arriba y break de ventaja uno podía sentir que Djokovic estaba derrotado.

Comentarios recientes