Vekic: "Es el primer año de toda mi carrera que cumplo los objetivos marcados"

La jugadora croata reflexiona sobre su eclosión temprana y los errores cometidos, así como la sensación de que ha encontrado su lugar.

Donna Vekic habla de sus objetivos. Foto: gettyimages
Donna Vekic habla de sus objetivos. Foto: gettyimages

El nombre de Donna Vekic lleva años siendo protagonista en el circuito WTA y puede dar la impresión de que es una jugadora veterana. Sin embargo, 23 años alumbran a esta tenista croata con un talento especial que erupcionó repentinamente cuando aún no estaba del todo preparada para asumir todo lo que acarrea ser una estrella del tenis profesional. Vekic siempre ha transmitido la sensación de tener todo para triunfar; buen servicio, envergadura asombrosa, movilidad impresionante y un equilibrio notable entre defensa y ataque. No se aprecian agujeros en el juego de una mujer presa de su enorme potencial, cuyo gran déficit ha sido estos años pasados una cierta carencia de visión estratégica en pista, así como madurez para asumir los reveses que da la vida y el tenis.

Esta temporada ha sido determinante en la progresión de Donna, dispuesta a cimentar sin prisa pero sin pausa su tenis, con el fin de construir una carrera sólida que le permita mirar siempre hacia arriba. "Los años anteriores me ponía metas muy ambiciosas, quizá no era del todo realista porque no me conocía a mí misma bien. Es la primera vez en toda mi carrera que consigo cumplir con los objetivos fijados en la pretemporada", asevera en la web de la WTA una mujer que ha roto la barrera del top-20, ha alcanzado los cuartos de final de un Grand Slam (en el US Open) por primera vez y compite en el WTA Elite Trophy Zhuhái 2019, en lo que supone un premio a la tenacidad.

"Históricamente tuve inicios de temporada pésimos, pero en este 2019 encontré un buen nivel desde el inicio", afirma una Donna que sufrió una gran decepción al caer en segunda ronda del Open de Australia 2019, de la que se recuperó con tremendo brío. Afrontó con entereza problemas físicos que mermaron su rendimiento en varios tramos de año y ha encontrado en la figura de Torben Beltz al entrenador ideal. "Hemos trabajado muy bien juntos. La clave ha sido en organizar el calendario con visión a largo plazo. No tuvimos reparos en parar cuando estaba cansada e hicimos buenos bloques de entrenamiento. Gracias a él mi juego es mucho más ordenado e inteligente ahora, tomo mejores decisiones y tengo un esquema de juego a seguir en todos los partidos. Generalmente, he tratado de ganar más la red y ser agresiva, debo continuar en esa línea", reconoce.

Donna habla con gran sinceridad al reconocer haber pasado por malos momentos que ahora percibe como errores. "Cuando eres joven, tomas malas decisiones a veces. Yo siempre pensé que lo que hacía era lo correcto y por suerte tuve a mi familia conmigo. Siempre me dieron su apoyo y estuvieron preparados para auxiliarme, incluso cuando sabían que me estaba equivocando", desvela enigmática la croata, protagonista del papel couché tiempo atrás al ser pareja de Stan Wawrinka así como por un supuesto affaire con Thanasi Kokkinakis. Siempre hizo gala de una gran discreción para gestionar estos asuntos y ahora se muestra con una templanza y madurez notables, tanto en pista como fuera de ella. Resultará interesante comprobar si Donna Vekic puede seguir dando pasos adelante en su progresión el próximo año.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes