La pelea por ir a los JJOO de Tokio 2020 no ha hecho más que comenzar

Son muchos los tenistas que quieren ir pero pocos los que podrán hacerlo. Varios jugadores lucharán contra otros de su mismo país para clasificar a los próximos Juegos.

La pelea por ir a los JJOO de Tokio 2020 no ha hecho más que comenzar. Foto: Getty
La pelea por ir a los JJOO de Tokio 2020 no ha hecho más que comenzar. Foto: Getty

Los Juegos Olímpicos están marcados en rojo en el calendario de muchos jugadores de cara a Tokio 2020. Una cita que solo se repite cada cuatro años, hace que los tenistas organicen su calendario para representar a su país y luchar por ganar una prestigiosa medalla que tiene un valor incalculable. Su particular modo de clasificación, totalmente diferente al resto de torneos profesionales, hace que en según qué países con un gran número de jugadores en el top, se viva una auténtica guerra para ser uno de los elegidos.

Las reglas dicen que todos aquellos tenistas dentro del Top 56 el día 8 de junio de 2020 estarán clasificados para los JJOO pero con una particularidad, el número máximo de integrantes por país es de cuatro para el singles y dos para el dobles. Es decir, si un país tiene, por ejemplo, seis integrantes en el Top 56, solo los cuatro mejores clasificados podrán acudir a los Juegos. En el circuito femenino, las jugadoras checas y estadounidenses librarán una batalla personal desde enero a junio por sumar la mayor cantidad de puntos ya que esos dos países son los que más representación tiene en el Top 56.

Si el corte se hiciera hoy, Estados Unidos tendría clasificadas a Serena Williams (Nº9), Madison Keys (Nº12), Sofia Kenin (Nº13) y Alison Riske (Nº20). Sloane Stephens (Nº23), Danielle Collins (Nº31), Venus Williams (Nº53) y Jennifer Brady (Nº56) se quedarían fuera. Sin duda, este será el país con más jaleo entre sus jugadoras para clasificarse a Tokio y es que es posible que una jugadora como Stephens (actual Nº23 del mundo) se deba quedar fuera ya que hay cuatro jugadoras con mejor clasificación que ella. República Checa, por su parte, clasificaría a Karolina Pliskova (Nº2), Petra Kvitova (Nº6), Marketa Vondrousova (Nº16) y Karolina Muchova (Nº26). Quedarían fuera Barbora Strycova (Nº33) y más abajo Marie Bouzkova (Nº57) y Katerina Siniakova (Nº58) que aunque no están entre las 56 primeras, al haber varias exentas como las estadounidenses arriba mencionadas, pasarían a poder optar al puesto.

Y es que si un jugador o una jugadora clasificado entre los primeros 56 del mundo queda exento al haber ya cuatro tenistas de su país con mejor clasificación, se corre un puesto al siguiente, y así hasta que haya 56 jugadores seleccionables.

En el circuito masculino también habrá que seguir de cerca a varios países como Estados Unidos, España o Francia. Estados Unidos tendría clasificados ahora a John Isner (Nº16), Taylor Fritz (Nº32), Reilly Opelka (Nº35) y Frances Tiafoe (Nº45). Quedaría fuera Sam Querrey (Nº50). En España, por nuestra parte, tendríamos clasificados a Rafael Nadal (Nº2), Roberto Bautista (Nº11), Pablo Carreño (Nº31) y Albert Ramos (Nº39). Quedarían fuera Fernando Verdasco (Nº48), Feliciano López (Nº57) y Pablo Andújar (Nº58). En Francia, clasificarían Gael Monfils (Nº14), Lucas Pouille (Nº20), Benoit Paire (Nº22) y Jo-Wilfried Tsonga (Nº34). Fuera estarían Adrian Mannarino (Nº42), Gilles Simon (Nº53) y Richard Gasquet (Nº61).

Por tanto, esos seis primeros meses de competición de volverán de una importancia vital ya que cuanto más puntos logren sumar para su ranking, eso hará que puedan quedar por encima de sus compatriotas y luchar por una de esas cuatro plazas que da cada nación. En según qué países, habrá una lucha titánica en esa gira australiana, norteamericana y de tierra batida, hasta Roland Garros.

Otra cosa aparte es que los tenistas cumplan los requisitos para poder ser seleccionables por su país ya que según las reglas de los JJOO, los jugadores deben haber participado al menos en dos ocasiones en la Davis entre 2017 y 2020, siendo una de ellas en 2019 o 2020 y hay tenistas que no cumplen este requisito. En algunas ocasiones se puede hacer una excepción, limitándose a una invitación, algo que es muy difícil de lograr y que normalmente, los organizadores se guardan para entregárselo a un jugador de un país con nula representación en el Top, para que así haya más diversidad y salvaguardar el espíritu olímpico pero tiene pinta a que una de esas invitaciones irá para Roger Federer, por su pasado representando a Suiza y Stan Wawrinka, que tampoco cumple con esta regla, también ha confesado su intención de ir pero no todos podrán recibir esa excepción, por lo que el rompecabezas de Tokio 2020 no ha hecho más que comenzar.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes